El Gobierno derogará en 2002 su normativa sobre gasolineras para adaptarla a la ley estatal

Las 277 estaciones de servicio vascas son inspeccionadas cada tres o cinco años

El Gobierno vasco derogará el próximo año su normativa propia sobre la seguridad de las gasolineras y adoptará la legislación estatal. El Departamento de Industria quiere evitar así problemas a los empresarios del sector y 'actualizar más' la legislación. Euskadi se adelantó a regular la situación de las gasolineras con un decreto promulgado en 1991, que delimita las revisiones de seguridad. Ahora, cada una de las 277 estaciones de servicio que operan en el País Vasco debe realizar una inspección exhaustiva cada tres o cinco años, según el procedimiento de revisión.

Euskadi reguló esta actividad a raíz del grave accidente ocurrido en 1989 en una estación de servicio urbana de Gernika. En el siniestro murieron dos personas (un empleado y un técnico de Industria), tras una explosión provocada por el contacto de una chispa eléctrica con el gas de los combustibles. El Ejecutivo central ya estaba preparando entonces una legislación para toda España, pero este suceso llevó al Gabinete autónomo a desarrollar de manera inmediata una reglamentación a través del decreto aprobado en 1991, que se desarrolló en 1992.

En enero de 1994, una orden modificó el decreto en lo referido a las revisiones periódicas y ahora se prevén hasta ocho procedimientos diferentes. 'En una estación de servicio lo fundamental es que las tuberías y los tanques no tengan fugas y los procedimientos van desde el vaciado de los tanques y una comprobación exhaustiva, que se hacen cada 15 años, hasta otras que no obligan al vaciado y se realizan cada tres o cinco años', explica José Angel Cachorro, jefe del servicio de Energía del Gobierno vasco.

La legislación vasca se ha anticipado así a la española, que reguló estas instalaciones por vez primera en 1997 e introdujo cambios hace ahora dos años. Por ello, los empresarios de gasolineras vascas y las empresas encargadas de la inspección cuentan ahora con dos normativas que, aunque son similares, no coinciden en su totalidad. 'Vamos a derogar la nuestra para evitar la ambigüedad de que haya dos normativas y que quede en vigor la estatal. Así, evitas problemas al instalador y se actualiza también más', señala Cachorro, quien anuncia que la adaptación se realizará el año próximo.

Actualmente, la mayoría de las gasolineras vascas optan por las inspecciones de tres o cinco años, con el fin de evitar la paralización de la actividad que implica el vaciado de los tanques de combustible. La responsabilidad de la revisión es de cada estación, se realizan a través de una empresa especializada y un inspector independiente que no pertenece a la Administración. El Gobierno se limita a fiscalizar si la revisión se ha realizado.

Plazos marcados

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

'Prácticamente todas realizan las revisiones en los plazos marcados. Si nos consta que alguna no lo ha hecho, se le manda una carta. En el caso de que persistiera en su actitud, se inicia el procedimiento sancionador, que incluye una revisión de oficio. Pero a esta situación no se ha llegado nunca. Los empresarios están muy sensibilizados con el tema y ninguno quiere una mala publicidad', comenta el jefe de Energía.

Tras el verano, Industria ha iniciado la comprobación sobre el cumplimiento de los plazos de revisiones en las 277 estaciones de servicio vascas (123 en Vizcaya, 101 en Guipúzcoa y 53 en Álava) y para finales de año dispondrá de los datos.

El Ejecutivo asegura que, pese a la existencia de gasolineras con más de medio siglo de actividad -en Vizcaya algunas superan los 70 años-, todas las instalaciones principales se han renovado. 'Entre los años 1994 y 1995 se hizo la gran puesta al día en lo referido a cambios de tanques o revestimiento. Aunque tengan más de 50 años, con un tanque nuevo es como si fuera, a nivel de seguridad, una recién inaugurada', señala el jefe del Servicio de Energía.

El Departamento de Industria recuerda que, desde el accidente de Gernika, no ha habido ningún otro suceso importante y los siniestros se han limitado a derrames de combustible. 'Por motivos de seguridad no se ha cerrado ninguna gasolinera, porque si hay algún problema se repara el tanque y ya está'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS