El Ayuntamiento de Orihuela expedienta a 38 empresas por vertidos al Segura

El Ayuntamiento de Orihuela ha abierto expediente sancionador a 38 empresas del municipio por realizar vertidos sin depurar a cauces que desembocan en el río Segura. Un total de 453 empresas del municipio han sido inspeccionadas por la Brigada de Control de Vertidos desde su creación a mediados de 1999, según dijo ayer el alcalde, el popular José Manuel Medina, quien señaló que de ellas 81 fueron asesoradas para que corrigieran sus sistemas de depuración y 'a 38 hubo que abrirles expediente sancionador'.

Nueve de las 38 firmas expedientadas pertenecen al sector hortofrutícola, y, según el edil de Medio Ambiente de Orihuela, Ginés Sánchez, éstas 'no están corrigiendo con la suficiente diligencia sus sistemas para evitar vertidos sin depurar'

Por su parte, el secretario de la Consejería de Medio Ambiente, Jorge Lamparero, señaló que existen diversas fórmulas de apoyo por parte de la administración para ayudar a las empresas a poner depuradoras, desde desgravaciones fiscales hasta créditos blandos en ventajosas condiciones.

Técnicos de la Consejería de Medio Ambiente dieron ayer el visto bueno a la labor realizada desde hace algo más de un año por la Brigada de Control de Vertidos creada por el Ayuntamiento oriolano. Jorge Lamparero, que animó a lo empresarios a pedir ayudas para la depuración, afirmó en este sentido que el Consistorio ha cumplido su labor sobradamente con ésa y otras iniciciativas por el saneamiento del Segura.

Por otro lado, la Comisión Pro-Río Segura de Orihuela aseguró ayer en un comunicado que posee pruebas de que la Generalitat incumple su compromiso sobre la recuperación del río Segura. Según Pro-Río, los vertidos al cauce se incrementarán en el futuro cuando se pongan en marcha las nuevas instalaciones eléctricas que tramita el Ejecutivo.

Fuentes de Pro Río señalaron ayer que el Boletín Oficial de la Provincia de Alicante recoge la instalación de una planta de energía eléctrica, con una potencia de cien kilovatios, para el suministro de naves industriales en el paraje oriolano de El Badén.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El portavoz de la plataforma, José Antonio Muñoz Grau, considera que esta medida no tiene en cuenta que la citada zona no dispone de suelo industrial, ni tiene infraestructura para la evacuación de aguas residuales ni sistema de depuración. Por este motivo, desde Pro-Río se afirma que 'los residuos que ocasione esta planta de energía eléctrica se verterán a los cauces de riego y, a través de ellos, irán al río Segura, como ya ocurre en otras zonas industriales de esta misma partida rural'.

Muñoz Grau anunció que con la instalación de esta planta energética se contradicen los acuerdos firmados por el presidente de la Generalitat, Eduardo Zaplana, con los alcaldes de Orihuela, Almoradí, Bigastro, Guardamar y Rojales, además de con la Comisión Pro-Río, en los que se comprometía a evitar los vertidos sobre el Segura.

'También va en contra de los principios defendidos en el Plan de Control de Vertidos del Ayuntamiento de Orihuela, así como del plan director de depuración que la Generalitat dice que ejecuta', ya que, a su juicio, 'gastan millones de pesetas de dinero público en depuradoras y, al mismo tiempo, permiten la instalación indiscriminada e incontrolada de industrias fuera de polígonos'.

El portavoz de la plataforma consideró, por último, que con este tipo de instalaciones, 'mucho más baratas aquí que en los polígonos industriales', las industrias se ahorran un dinero que, en su opinión, 'pagan los ciudadanos en salud, en la pérdida de calidad de las tierras y en la de sus productos'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS