Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MÚSICA EN 7D

El pop de Tricky inaugura una semana con acento británico

El enigmático Tricky abre hoy una semana marcada por el pop británico en sus múltiples variantes, incluida la exquisitez de Mogwai y Travis. Siguen los festivales de Jazz de Ciudad Lineal y del San Juan Evangelista, pero el de Clamores toca a su fin, y se inicia el ciclo Mediterránea 01, que trae las diversas músicas que ese mar inspira.

Los franceses St. Germain, la revisión mexicana de Lila Downs o la sureña de Javier Ruibal son otros de los hitos del panorama musical de estos días, que cuenta también con el humor de Gran Wyoming y Javier Krahe.

Si Tricky aborda el pop desde los ritmos de baile de las discotecas de vanguardia, los escoceses Mogwai o Travis lo hacen desde la melodía sencilla, pero exquisita. A Tricky se le consideró un visionario cuando en la mitad de la década pasada editó Maxinquaye, un disco que no ha logrado superar con toda su leyenda de personaje oscuro. Por su parte, Travis ha confirmado su valor con The Invisible Band, su segundo disco tras la buena acogida de su debú. Mogwai, también de Glasgow, es una de las bandas consagradas en el último festival de Benicássim.

A Diego Amador también le toca defender su prestigio, creado al amparo de sus hermanos Rafael y Raimundo y su paso por Pata Negra. En su reciente disco, El aire de lo puro, canta, toca la guitarra, el piano y la percusión y funde los aromas del flamenco y las formas del jazz. Una visión que tiene muchos puntos en común con la de Javier Ruibal, cantautor gaditano que ha vuelto ha mostrarse inspirado en su último disco, Las damas primero, sobre el que centra sus dos conciertos.

El rock progresivo de Medina Azahara se vale también del flamenco para sonar distinto, y con su reciente Tierra de libertad, que ahora presentan, vuelven a conmover a su legión de seguidores. Ojos de Brujo tienen un pie puesto en el flamenco, aunque lo ven desde el lado canalla con algo de raggamuffin y pachanga global.

Lila Downs se inspira en la música popular de su país, México, para transformarla en algo nuevo. Algo parecido a lo que Djanbutu Thiossane o Baron Ya Buk-Lu hacen, respectivamente, con las de Senegal y Guinea, países de los que proceden y en los que vivieron antes de afincarse en Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de noviembre de 2001