Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gas Natural subasta su sede histórica a través de Internet por 4.100 millones

Brufau pacta con Colonial la construcción de la Torre del Gas

La empresa Gas Natural venderá su sede actual, situada en el Portal de l'Àngel de Barcelona, en una subasta a través de Internet cuyo precio de salida será de 4.100 millones de pesetas. La operación, que está prevista para el próximo día 19 de diciembre, se realizará en tiempo real desde diferentes puntos del planeta, lo cual constituye una innovación en el mercado inmobiliario español. Las 50 empresas que se han interesado en la adquisición del edificio recibirán de Gas Natural las claves informáticas para participar en la subasta.

La subasta empezará a las once de la mañana del 19 de diciembre y tendrá una duración de 30 minutos, que se prolongará cinco minutos más en el caso improbable de que no exista oferta alguna que supere el precio de salida. Al término de esta prórroga, la subasta se reanudará por espacios de 10 minutos, hasta que la última oferta agote el tiempo y se convierta en ganadora.

Gas Natural -participada por Repsol con el 45% y La Caixa con el 25%- venderá también otros dos edificios de Barcelona: uno en la calle de Arcs, junto a la avenida de la Catedral, y el segundo, en la calle de Castanyer. Ambos inmuebles se subastarán también a través de Internet los días 20 y 21 de diciembre, respectivamente.

El edificio del Portal de l'Àngel fue construido entre 1893 y 1895 sobre un plano del arquitecto Josep Domènech i Estapà. Es uno de los supervivientes de la etapa dorada de la industria catalana y resiste en el catálogo de obras intocables barcelonesas junto a otras sedes emblemáticas como la de Tabacos de Filipinas en La Rambla, la de la antigua Enher en Mayor de Gràcia y los edificios textiles por antonomasia de finales del siglo XIX, como la casa Calvet y la casa Burés, en el Eixample.

La subasta por medio de Internet constituye una auténtica novedad en el sector inmobiliario. Este procedimiento reduce enormemente los costes de intermediación, 'ya que permite participar en la puja en tiempo real a base de una tarifa plana', según explica uno de los operadores. Frente a esta modalidad de compra por chateo existen otros métodos ensayados aunque enormemente caros, como la videoconferencia.

Pese al clima general de incertidumbre y recesión, la ciudad de Barcelona sigue concentrando el interés de los inversores. El edificio del hotel Arts, controlado por el grupo japonés Sogo, está sometido en estos momentos a una subasta convencional con valoraciones que rondan los 50.000 millones de pesetas, y entre los grupos que pujan se encuentra la firma de inversiones Metrópolis, participada por las familias Lara, Ortega y Koplovich. El antecedente más claro de esta última operación fue, a principios de la década de 1990, la casa Batlló, en el paseo de Gràcia, propiedad del patrón de Chupa-Chups, Enric Bernat, quien recibió entonces un primer tanteo del grupo financiero japonés Sumitomo.

Al tiempo que Gas Natural hace pública la venta de su sede histórica, anuncia su compomiso de terminar un nuevo centro en los solares de los antiguos gasómetros de la Barceloneta. La futura sede de Gas Natural, conocida ya como la Torre del Gas, tendrá una superficie total sobre rasante de 30.000 metros cuadrados. Gas Natural e Inmobiliaria Colonial han alcanzado un acuerdo para la constitución de una sociedad que tendrá como objeto la promoción de la nueva sede del Grupo Gas Natural para terminar el proyecto creado por los arquitectos Enric Miralles y Benedetta Tagliabue. El nuevo edificio, cuya finalización está prevista para el segundo semestre de 2004, tendrá fachada al frente marítimo del skyline de la ciudad de Barcelona e incluirá un aparcamiento con capacidad para 553 plazas.

El compromiso de finalizar la Torre del Gas llega con un año de retraso, pero cierra un paréntesis en el que la incertidumbre ha planeado sobre el proyecto. Se anuncia casi en paralelo al edificio que Aguas de Barcelona está construyendo en Les Glòries, diseñado por Jean Nouvel, pero mientras este segundo avanzaba el de Gas Natural llevaba retraso. Antoni Brufau, presidente de la sociedad gasista, nunca aceptó que este retraso se debiera a las presiones de su accionista Repsol-YPF. Ahora, al poner fecha al proyecto del fallecido Enric Miralles, Brufau adquiere un compromiso formal, que vincula a la ciudad con el potente sector de las utilities catalanas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2001