Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El riesgo-país de Argentina vuelve a dispararse por la desconfianza en los apoyos políticos al plan de De la Rúa

Los mercados no acaban de estar convencidos de que el plan propuesto por el Gobierno argentino será efectivo para atajar la crisis. Hasta el momento dicho plan sólo ha conseguido recabar apoyos políticos, con el del presidente de los EE UU, George W. Bush, a la cabeza, pero sin q ue se hayan concretado en ayudas financieras.

Esta desconfianza se reflejaba en la apertura de los mercados. El riesgo-país aumentó un 2,7% hasta 2.504 puntos de acuerdos a las operaciones de títulos de Lodres, debido a que no s eoperaban bonos en Wall Street y las cotizaciones de los títulos argentinos apenas tenían referencia, debido al escaso peso de la negociaciín en la plaza local.

El presidente argentino, Fernando de la Rúa, reclamó ayer a la oposición que evite las actitudes 'mezquinas', de modo que se pueda alcanzar la 'unidad política' que permita iniciar el camino de la recuperación económica.

De regreso de su viaje a EE UU, De la Rúa centró su mensaje en el Partido Justicialista (peronista), al que instó a dejar de lado actitudes 'mezquinas, regresivas u obstruccionistas' en momentos en que busca concretar con éxito un programa de reestructuración de la deuda pública, calculada en unos 132.000 millones de dólares.

El conflicto se desató a raíz de que algunas provincias, y entre ellas las gobernandas por los peronistas, vienen recibiendo menos dinero del acordado en la coparticipación de los ingresos fiscales. Como método de presión, el Parido Justicialista ha advertido de que lanzará una ofensiva para ocupar la presidencia de ambas cámaras del Parlamento, puestos que tradicionalmente corresponden a legisladores del partido en el poder.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de noviembre de 2001