Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

'No suspendimos las ayudas para no interrumpir la vía judicial'

La detención en Málaga de los máximos dirigentes de la Federación de Asociaciones Romaníes de Andalucía (FARA), que recibía fondos de la Junta de Andalucía para programas educativos, ha puesto en tela de juicio los sistemas de control de las subvenciones públicas que se conceden a las Organizaciones No Gubernamentales (ONG). Isaías Pérez Saldaña defiende que su Consejería, que proporcionó a esta asociación unos fondos que aún no ha cuantificado, ha sido una de las principales 'barreras' contra los dirigentes de la FARA.

Pregunta. ¿Qué mecanismos de control tiene la Junta sobre los fondos que concede?

Respuesta. Estamos hablando en este caso de temas relacionados con el narcotráfico. ¿Es que acaso los inspectores de la Consejería pueden entrar en una investigación de esa naturaleza? Nosotros comprobamos que los coordinadores del programa estaban contratados, ya que nuestro dinero iba destinado a sus nóminas.

P. A pesar de la desconfianza de la Junta hacia la dirección de FARA, ¿por qué continuaron las ayudas?

R. Cuando entraron como junta directiva en 1998 de forma antidemocrática suspendimos las relaciones prácticamente, pero la investigación del Ministerio quedó archivada y arreglaron su situación irregular mediante su ratificación en una asamblea. No teníamos argumentos para impedirles la actividad. Este año hemos recibido extorsión por su parte para obtener más dinero de fondos europeos, pero no suspendimos las ayudas para no interrumpir la vía judicial que ya se había abierto. Nuestra reacción los hubiera alertado.

P. ¿Cuánto dinero ha aportado Asuntos Sociales a la FARA en los últimos años?

R. Estamos en estos momentos valorándolo, pero en cualquier caso, mucho menos que la Consejería de Empleo y que el Gobierno a través de la cesión del IRPF.

P. ¿Se siente molesto por las responsabilidades que se le piden, cuando su Consejería ha dado menos dinero que la de Empleo?

R. No estoy sólamente molesto, sino además dolido, porque el que esto sea un tema social y una asociación que está en el ámbito de la Consejería no significa que nosotros seamos responsables. Mi departamento ha actuado perfectamente, pero hay cosas que se tienen que mantener en un deteminado silencio porque el procedimiento se encontraba pendiente de resolución judicial. Siempre he estado coordinado con el juez encargado del caso y yo le había instado en los últimos días a que hubiera alguna respuesta para que pudiéramos tomar una decisión respecto a esta asociación, porque mientras estábamos en una situación de ilegalidad.

P. ¿Cómo ha valorado la dimisión ayer de su viceconsejera?

R. Es una opción personal, pues en las relaciones de trabajo no siempre se está de acuerdo. De todos modos, salvo esta dimisión, el equipo de altos cargos de la Consejería se ha mantenido intacto desde el inicio de la legislatura. Pienso que hay argumentos y razones que se están filtrando con una determinada intencionalidad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 9 de noviembre de 2001