Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS ECONÓMICA

Rato no descarta otra revisión del crecimiento a la baja en 2002

El Gobierno ha abierto la puerta a una revisión a la baja del crecimiento para el año que viene. El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Rodrigo Rato, indicó ayer que esperará a ver cómo evolucionan los pronósticos de los organismos internacionales y de la Comisión Europea para plantearse la necesidad de revisar a la baja el crecimiento de la economía española en 2002, situado ahora en el 2,9% del producto interior bruto (PIB).

Se trata de la primera vez que Rato admite la posibilidad de una revisión tras los atentados terroristas del 11 de septiembre, que han agravado la desaceleración de la coyuntura internacional, y se produce un día después de que el Banco de España anunciara sus estimaciones de crecimiento en el tercer trimestre: un 2,5% frente al 3% del trimestre anterior y al 4% del mismo periodo del año precedente.

La delicada situación que atraviesa la economía internacional ha desencadenado una sucesión imparable de las previsiones de crecimiento de las principales economías. Rato, que visita China para inaugurar hoy una feria empresarial hispano-china en la ciudad de Guangzhou (sur del país), indicó que está pendiente del próximo diagnóstico de Bruselas para decidir una revisión a la baja de la economía española.

Peligro

De producirse, esta primera reducción del crecimiento en 2002 pondría en peligro la confianza mostrada por el Gobierno para lograr la recuperación en la segunda parte del año que viene. Las previsiones actuales ya se encuentran, en realidad, en la banda baja prevista en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, que marcaba una media del 3,2% para los años 2002 y 2004. Todo apunta a que la Comisión Europea decidirá en los próximos días revisar sus pronósticos para el año que viene.

Los datos del PIB del Banco de España para el tercer trimestre muestran la etapa de desaceleración más pronunciada de la economía española, pero Rato no cree que la crisis haya tocado al consumo, y calificó el impacto de 'moderado'. 'Se confirma el proceso de desaceleración, pero España cuenta con dos ventajas, que crece por encima de la media europea y el equilibrio presupuestario'. Además, Rato aseguró que hay indicios de que las tensiones inflacionistas se reducirán en octubre. [Por su parte, el secretario general de Política Económica, Luis de Guindos, aseguró ayer que la economía española crecerá este año un 3%, y aseguró que Europa no entrará en recesión].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 7 de noviembre de 2001