Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El VI Festival de Cine Gay y Lésbico reivindica los otros modelos de familia

Lesgaycinemad, el Festival de Cine Gay y Lésbico de Madrid, celebra su sexta edición con una programación dedicada, entre otras cosas, a las nuevas formas de familia que están apareciendo en los comienzos del nuevo siglo. 'La sociedad está cambiando, pero las legislaciones no reconocen más modelo de familia que el tradicional, padre-madre-hijos, cuando de hecho cada vez hay más familias monoparentales y muchas parejas homosexuales reclaman el derecho a la adopción', explicó ayer, durante la presentación del certamen, su coordinador, Mario Fuertes.

El festival ofrece, desde hoy y hasta el 11 de noviembre, 20 largometrajes y 40 cortos en el cine Bellas Artes (Marqués de Casa Riera, 2), sometidos a la aprobación del público, que, con sus votos, decidirá los premios. Éstos, por primera vez, están dotados con un monto económico: 250.000 pesetas para el largo y 100.000 para el corto (1.502 y 601 euros, respectivamente).

Además, como subrayó la directora de la muestra, Rocío Asenjo, es la primera vez que este festival tiene una programación exclusiva, porque en sus primeras cinco ediciones dependía del festival de Barcelona. Asenjo destacó de esta cita la retrospectiva del director británico Derek Jarman, fallecido en 1994 a causa del sida, del que se han seleccionado cuatro películas.

El festival ofrece, además, el preestreno de dos películas que después entrarán en los circuitos comerciales, Trick y Satree-lex, que en los cines se exhibirán acompañadas por el corto Pantalones, presentado el año pasado en esta muestra y que ganó el último Premio Goya.

El ciclo abarca también la temática del sida para recordar que, lejos de haberse encontrado la solución definitiva, o al menos la que convierta a esta enfermedad en un mal crónico pero no fatal, sigue siendo una amenaza cuya única prevención segura es el uso del preservativo.

Asenjo, que hizo hincapié en la presencia de películas europeas (un 45% frente a los títulos filmados en EE UU y Canadá), lamentó que sólo se proyecten dos cortos hechos en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 1 de noviembre de 2001