Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aplazado el cierre de la Casa de Campo ante el temor a que se esparza la prostitución

El regidor está estudiando los problemas de tráfico y las presiones de vecinos de otras zonas

La Casa de Campo seguirá abierta a los coches. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, se escudó ayer en la necesidad de estudiar los 'efectos colaterales' que tendrá el cierre parcial al tráfico de esa zona verde para aplazar sine die esa medida, anunciada por el edil de Movilidad Ciudadana, Sigfrido Herráez, para el presente mes. El regidor, defensor del tráfico privado, señaló que entre los efectos colaterales no se refiere sólo al problema de la prostitución: 'Está también la incidencia en el tráfico y las presiones de los vecinos de otras zonas', afirmó.

Los vecinos del barrio de Batán y los colectivos ecologistas, que llevan 12 años reclamando el cierre al tráfico privado de la Casa de Campo, tendrán que seguir esperando. El alcalde, José María Álvarez del Manzano, desautorizó ayer a su concejal de Movilidad Ciudadana, que había anunciado las limitaciones a los coches particulares en esa zona verde antes del 15 de octubre, y aseguró que está estudiando 'con tranquilidad los efectos colaterales' que supondría limitar el tráfico en la Casa de Campo.

El proyecto presentado por Herráez con motivo de la celebración del Día sin Coches, el pasado 22 de septiembre, en presencia del alcalde y de María Tardón, responsable del área de Policía Municipal, prevé que los particulares sólo puedan circular por la Casa de Campo en sentido de entrada a Madrid entre las 7 y las 10 de la mañana. El resto de la jornada quedarían abiertos sólo los accesos al Zoo, Parque de Atracciones, instalaciones deportivas y el recinto ferial. Para facilitar los desplazamientos por la Casa de Campo, el Consorcio Regional de Transportes anunció el pasado día 3 que antes de que finalizara el presente mes funcionarían dos líneas de autobuses.

El consejero de Obras Públicas, Luis Eduardo Cortés, reiteró ayer que el Consorcio de Transportes 'está preparado' para poner en servicio las dos líneas de autobuses cuando el Ayuntamiento decida cerrar el parque al tráfico privado.

La puesta en marcha de esas medidas facilitaría la recuperación de las zonas terrizas destrozadas por las rodaduras de los coches, pero ante todo impediría la entrada de los clientes que acuden a la Casa de Campo a contratar los servicios de los cientos de prostitutas que se concentran en la Casa de Campo. Pero a la vez provocaría que la mayoría de las meretrices abandonaran la Casa de Campo para desplazarse a otras zonas de la ciudad, como el parque del Oeste, la plaza de Cuzco (en el eje de Castellana) y el polígono industrial de Villaverde.

La diáspora de las prostitutas preocupa al alcalde porque conllevaría trasladar a zonas residenciales los problemas que apareja la presencia de estas mujeres. Herráez se ha entrevistado con varios colectivos de prostitutas para pactar la nueva ubicación, pero éstas han pedido medidas alternativas, como protección de la Policía Municipal. Una propuesta rechazada por Tardón, ya que implicaría una regulación de la prostitución, algo que ella considera que excede las competencias del Ayuntamiento.

El alcalde, acompañado de Tardón, aseguró ayer que no se pone plazos para decidir el cierre al tráfico de la Casa de Campo. 'Quien decide soy yo y hasta que no tenga muy bien previsto cómo abordar los efectos colaterales, seguiremos estudiando el cierre, pero no mezclemos el problema de la prostitución y el del tráfico. Hay que buscar los circuitos adecuados, las horas de cierre, escuchar a los vecinos de un lado, de otro. Queremos que la Casa de Campo la use todo el mundo', afirmó Álvarez del Manzano. Pero Mercedes de la Merced, primera teniente de alcalde, señaló a Servimedia que el Ayuntamiento está estudiando cierres graduales durante los fines de semana por la noche.

Inés Sabanés (IU) señaló que la decisión 'evidencia las peleas internas del Gobierno municipal'. Cristina Narbona (PSOE) acusó a Álvarez del Manzano de 'dejar en ridículo' a Herráez.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2001