Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Economía concedió una subvención de 22 millones a Aguas de Fuensanta

El Ministerio de Economía, dirigido por el vicepresidente segundo del Gobierno, Rodrigo Rato, concedió una subvención este año a fondo perdido de 22.581.700 pesetas a Aguas de Fuensanta, participada hasta marzo de 1999 por la familia Rato y en la que todavía es consejera Ángeles Alarco Canosa, esposa del vicepresidente. Banesto adquirió parte de esta empresa, junto a otras dos de la familia Rato, en 1999.

La subvención, que se otorgó el 11 de abril de este año, lleva la firma de la directora general Belén Cristino Macho-Quevedo. Las subvenciones otorgadas por Economía se concedieron amparadas en una ley de 1985. En este caso se concedió tras aplicar el porcentaje del 10% a una inversión realizada por la empresa. Estas subvenciones tienen por objeto fomentar 'las iniciativas empresariales con intensidad selectiva en determinadas regiones del Estado con objeto de repartir equilibradamente las actividades económicas'.

La relación de Rodrigo Rato con esta empresa, que explota unos manantiales de agua mineral en Asturias, se remonta al 26 de febrero de 1976, cuando la sociedad otorgó al propio Rato unos poderes muy amplios cuya revocación no consta hasta la fecha en el Registro Mercantil, a pesar de que abandonó el consejo de la sociedad.

Rato fue consejero delegado de la sociedad entre 1978 y 1982, e incluso ocupó la presidencia de la misma entre el 11 de enero de 1985 y el 20 de junio de 1991, cuando pasó a ser miembro del consejo de administración. Rodrigo Rato cesó como consejero de Aguas de Fuensanta el 5 de enero de 1993. En la junta del 18 de marzo de 1999 se incorporó al consejo Ángeles Alarco, según el Registro Mercantil.

La Corporación Banesto adquirió el 16 de marzo de 1999 el 45,3% de Aguas de Fuensanta, el 40,53 del Grupo Alimentario de Exclusivas y el 36,10% de Cartera del Norte. Las tres empresas tienen participaciones cruzadas de la familia Rato y se complementan en la producción y comercialización de bebidas.

Precio desconocido

La memoria de Banesto de 1999 recoge la compra y sitúa la empresa como 'sociedad asociada' con una información adicional que resume: 'Capital, 426; Reservas, 707; Resultados, 20', en cifras expresadas en millones de pesetas. Paradójicamente, la compra coincidió con un amplio proceso de desinversión de activos industriales de Banesto en toda España.

La memoria del banco no informa a los accionistas sobre el precio pagado y explica que 'los administradores han considerado conveniente omitir el importe neto registrado en libros del banco y/o sociedades dependientes para estas participaciones por entender, al encontrarse parte de ellas en reestructuración y/o venta, que la divulgación de esta información podría perjudicar tanto al banco como a las propias sociedades'.

Expansión publicó el 19 de febrero de 1999 que la compra del 45,3% de Aguas de Fuensanta había costado 1.000 millones, lo que significa que el valor total de la compañía sería de 2.207 millones, a pesar de que sólo había ganado 20,3 millones en 1998. Es decir, la compra se hizo a un PER -relación entre el precio pagado y el beneficio obtenido- de 108. Al año siguiente, la empresa perdió 46,8 millones. Aguas de Fuensanta tenía en 1998 unas deudas de 1.571 millones, 651 a largo plazo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2001