Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU asegura que Barcelona ha vendido suelo público por 7.000 millones

La oposición critica que se construya en terreno de equipamientos

El Ayuntamiento de Barcelona y sus empresas han vendido en los últimos días suelo público por valor de 7.000 millones de pesetas, según un estudio dado a conocer ayer por el grupo municipal de CiU. La formación nacionalista, que se declara contraria a la venta de suelo público 'constante' que practica el actual equipo de gobierno, ha puesto como ejemplo de esta política la venta de las cocheras de Transportes Metropolitanos de Barcelona (TMB) ubicadas en la calle de Prim, en el barrio del Besòs.

La empresa metropolitana del transporte ha fijado un precio de salida de 4.500 millones para la subasta de esta parcela de 34.500 metros cuadrados donde podrá alzarse el edificio de oficinas proyectado por el equipo de Clotet, Paricio y Asociados. Se trata de una de las edificaciones previstas en el planeamiento urbanístico del área del Fòrum, desde el final de la Diagonal hasta la desembocadura del Besòs, que fue aprobado por unanimidad de los grupos municipales.

Los terrenos públicos que ha vendido el Ayuntamiento, según informó el Boletín Oficial de la Provincia de Barcelona con fecha 9 de octubre, se encuentran en la plaza de Soler, en las calles de Bac de Roda, Pere IV y Fluvià, y en el paseo Picasso. De acuerdo con la documentación recogida por el grupo municipal de CiU, parte de esas subastas corresponden a parcelas que deben someterse a alineación al estar afectadas por varios planes especiales de Diagonal-Poblenou. Son un total de siete subastas por las que el consistorio espera obtener un mínimo de 2.100 millones de pesetas.

El grupo municipal de CiU señala que la venta de esos terrenos, junto con los ocupados por las cocheras de Transportes de Barcelona, se ha realizado por un valor de unos 7.000 millones de pesetas, y destacan los nacionalistas que no se incluye la subasta del edificio de El Triangle de la plaza de Catalunya, que saldrá por un mínimo de unos 3.000 millones de pesetas.

La polémica es siempre la misma entre el grupo de CiU -y también el del PP- con el equipo de gobierno. Para la oposición, el Ayuntamiento vende terreno de su propiedad mientras, de forma paralela, utiliza suelo calificado de equipamiento para construir viviendas de alquiler para jóvenes a precios asequibles. En Barcelona 'no sobra ni un palmo de terreno público destinado a equipamiento', afirma CiU, formación cuyos representantes aseguran que 'el gobierno municipal está hipotecando las futuras necesidades de equipamiento de la ciudad'.

El grupo de CiU cree que 'el afán recaudador y de realización de patrimonio del Ayuntamiento es una muestra de que la prioridad del gobierno municipal no es hacer viviendas para jóvenes, sino ingresar dinero'. CiU ha pedido al Ayuntamiento que, en lugar de desprenderse de suelo público, 'tenga una política activa de adquisición de suelo para garantizar que los ciudadanos de Barcelona puedan tener una vivienda en su ciudad'. Y a esas críticas, el equipo de Clos siempre replica con el mismo argumento: si se subasta suelo público es con el fin de obtener más ingresos para invertirlos en otras necesidades. Es decir, para seguir invirtiendo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 20 de octubre de 2001