Homenaje en la Fiesta Nacional a las víctimas de los atentados de EE UU

Las víctimas de los atentados perpetrados el 11 de septiembre contra las Torres Gemelas, en Nueva York y el Pentágono, en Washington, fueron homenajeadas ayer durante el desfile militar celebrado en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional del 12 de Octubre. Los fallecidos y heridos fueron recordados durante el acto en honor de los caídos, en la plaza de Colón, y posteriormente con el desfile de cuatro marines, que portaron la bandera de las barras y estrellas de Estados Unidos y el estandarte del cuerpo, por delante de miembros de la Eurofor. Es la primera vez en la historia que militares de EE UU participan en la parada de la Fiesta Nacional.

El desfile, en el que participaron 5.000 soldados, 221 vehículos y 94 aeronaves bajo un amenazante suelo encapotado, comenzó a mediodía bajo la presidencia de los Reyes (el Rey y el Príncipe Felipe vistieron uniformes del Ejército de Tierra). El primer recuerdo a las víctimas de los atentados de Estados Unidos se produjo durante el acto de homenaje a los caídos por España. Fue en ese momento cuando el comandante capellán de la Guardia Real Luis López Melero pidió en su oración: 'Acuérdate particularmente de quienes han muerto en Estados Unidos víctima de los recientes y criminales atentados terrorista, como tantos españoles inocentes que han muerto víctimas de estos crímenes contra la humanidad'.

Cuatro 'marines'

Ya comenzado el desfile, que fue presenciado por varios miles de personas, un batallón de la Guardia Real precedió a una prieta formación de cuatro marines en uniforme de gala, que portaban su enseña nacional y el estandarte de la Infantería de Marina de los Estados Unidos. A su paso por la tribuna en la que se encontraban los Reyes, el Gobierno en pleno y los presidentes de las altas instituciones del Estado, el relator del desfile explicó que la bandera de las barras y estrellas había sido incluida en la parada militar 'en homenajes a las víctimas de los atentados y en solidaridad con el pueblo norteamericano'. Tras la enseña americana, pasaron las de Francia, Italia, Portugal y España, los cuatro países que integran la Fuerza Operativa Europea (Eurofor) y la Fuerza Marítima Europea (Euromarfor).

El desfile sirvió para mostrar las últimas novedades de los ejércitos y recordar elementos de la parafernalia militar que se creían olvidados. Los aires de Madrid fueron surcados por un prototipo del Eurofighter 2000, el bimotor supersónico de combate de configuración de ala delta, desarrollado por la industria aeronáutica europea. El Ejército del Aire dedicará el año que viene a este proyecto 148 millones de euros (unos 24.650 millones de pesetas).

Poco después, en tierra, la Legión recuperaba la cabra, que iba suelta, e incorporaba un mono, que hizo la parte dura del recorrido a los hombros de uno de los miembros de la Brigada Rey Alfonso XIII, unidad que atravesó el paseo de la Castellana a su velocidad habitual de desfile: 140 pasos por minuto.

Tras ellos llegó el Grupo de Regulares de Ceuta número 54, con su uniforme color garbanzo, el alquicel (capa blanca con capucha) y el talbot rojo (una especie de gorro fez recortado). Este cuerpo expedicionario trazó el itinerario a un ritmo ceremonioso de 90 pasos por minuto y el peculiar movimiento del coro. Pasada la tribuna, tuvieron que acelerar porque les pisaban los talones los jinetes del Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil, el cuerpo más aplaudido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de octubre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50