Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Elecciones en Galicia

Aznar pide el voto para Fraga porque Galicia necesita 'liderazgo fuerte' y 'mano segura'

El presidente dice que Rato seguirá y que es 'el mejor ministro de Economía de la historia'

José María Aznar inauguró ayer en Vigo su participación en la campaña electoral gallega reclamando el voto para el presidente Manuel Fraga, al que ensalzó de nuevo como la única figura que, en estos tiempos de crisis e incertidumbres internacionales y económicas, puede garantizar 'con mano segura' y un 'liderazgo fuerte' la continuidad del progreso para Galicia. Aznar enfatizó que 'ni a huevos ni a votos' le gana nadie ni a él ni a Fraga, en referencia al incidente que padeció el presidente de la Xunta la noche de la pegada de carteles, cuando un grupo de independentistas le arrojó una andanada de huevos.

El presidente del Gobierno se estrenó anoche en esta campaña en el pabellón de As Traviesas, de Vigo, que no se llenó, donde respaldó a Manuel Fraga, el patrón y fundador del PP, que le impulsó hace 10 años como sucesor. Aznar considera a Fraga un elemento imprescindible para prolongar la etapa de transformación que él observa en España -y en este caso particular en Galicia- desde que gobierna su partido.

Aznar, siempre en la línea de subrayar la estabilidad que Fraga supone para Galicia, denunció que la oposición sólo propone "aventurerismos irresponsables o integrismos fanáticos". El presidente del Gobierno sentenció que en el mundo ya "nadie está hoy aislado" por lo que abogó por "liderazgos fuertes y proyectos coherentes" que no provoquen "bandazos". Y a renglón seguido arremetió contra quienes cuestionaron su discurso de hace unas semanas en el monte do Gozo, en Santiago, donde recomendó a Fraga como un valor seguro, especialmente en estos momentos de incertidumbre internacional tras los ataques contra EE UU.

Sin dudas de la victoria

El líder del PP resolvió que los ciudadanos quieren ahora "manos seguras como son las manos de Fraga" y rechazan los discursos de los "progres": "Ya sabemos qué resultados han dado cuando tienen posibilidad de aplicar sus políticas". Por todo ello, se mostró totalmente seguro ("yo no suelo tener dudas", dijo) de la victoria del veterano presidente gallego el día 21 de octubre, hasta el extremo de ser mucho más triunfalista que otros oradores, que temen la incidencia durante ese día de los votantes indecisos.

Aznar destinó gran parte de su discurso a desautorizar las alternativas a Manuel Fraga del PsdeG y del BNG. El presidente destacó que los socialistas y los nacionalistas sólo están de acuerdo en que "hay que echar a Fraga" del Gobierno y que para ello sólo pueden esgrimir el "argumento fetén" del supuesto mal estado de salud del presidente de la Xunta, que cumplirá dentro de un mes 79 años.

El líder del PP entró de esa guisa en el debate sobre la salud de Fraga y acusó a la oposición de insistir en ese flanco porque no tiene nada que criticar ni que ofrecer. Y les espetó: "¡Coño, qué ojo tenéis para decir que Fraga está mal de salud! Con ese ojo político no es que no vayan a llegar al Gobierno, es que pueden tener difícil llegar a la oposición".

Aznar explicó pocas cosas sobre Galicia, las elecciones y las diferentes alternativas que se dilucidan ese día en las urnas, pero insistió en el que suele ser uno de sus argumentos centrales en sus periódicos viajes a las distintas zonas de España con Gobiernos o importantes partidos nacionalistas. El jefe del Ejecutivo volvió a subrayar que mientras algunos -en alusión al PNV en Euskadi o al BNG en Galicia- están empeñados en "desbordar la Constitución y el Estatuto de autonomía" y en reivindicar permanentemente "más de lo que sea, aunque sea malo", el PP y Manuel Fraga pretenden "el máximo de autogobierno pero en la Constitución, en el Estatuto de Autonomía, en la seguridad de todos y en la convivencia". Y como en su exposición anterior Fraga había aludido al ataque con huevos que sufrió por parte de independentistas durante la noche de la pegada de carteles en Santiago, Aznar retomó ese hilo: "Faltaría más; ni a huevos ni a votos nos van a ganar, claro que no".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de octubre de 2001