Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

José Álvarez Junco analiza la identidad española en el siglo XIX

El nacionalismo español está 'relativamente perdido', pues no triunfó como el alemán o el francés, pero tampoco fracasó como el ruso o el austriaco, manifestó ayer José Álvarez Junco, catedrático de Historia en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociología de la Universidad Complutense de Madrid, autor del libro Mater Dolorosa (Taurus). El volumen, subtitulado La idea de España en el siglo XIX, inaugura la nueva colección sobre Historia de Taurus abordando la construcción de la identidad española a lo largo de esa centuria, desde la Guerra de la Independencia y la posterior construcción cultural de la idea de nación por las élites intelectuales hasta que el catolicismo se apropia de la idea.

El nacionalismo español, que se identifica en cierto modo con la Mater Dolorosa en lugar de hacerlo con otros símbolos como la Marianne francesa, hubiera podido ser mucho más consistente si hubiera contado con una guerra contra un enemigo común durante el siglo XIX o hubiera participado en la Primera Guerra Mundial, añadió Álvarez Junco. La reacción se produjo tras el desastre de la guerra de Cuba en 1898, pero cuando se intentó llevar a cabo durante toda la primera mitad del siglo XX 'ya era tarde porque los intelectuales estaban en otros proyectos'.

Nacionalismo

Esta situación se complicó todavía más porque el nacionalismo intentado por Franco en los primeros años de su mandato se basó únicamente en los símbolos de la derecha, perdiendo la oportunidad de centrarlo de nuevo en algo de todos los españoles. Para Álvarez Junco, el nacionalismo debería convertirse a partir de ahora en algo plural, que acepte las diferencias de lenguas y culturas y que se aferre a un patriotismo cultural en el marco jurídico de la Constitución, de modo que 'seamos españoles todos los que vivamos aquí, se venga de donde se venga'.

Álvarez Junco precisó que no se puede enfrentar a una España plural 'unos nacionalismos convertidos en unas entidades monolíticas culturalmente que intentan ser puras y excluyentes respecto a sus propias diferencias'. En la actualidad y a largo plazo, señaló, 'hay elementos que juegan a quitar importancia a las naciones'.

El historiador Juan Pablo Fusi explicó en la presentación que el nacionalismo español ha tenido siempre 'una identidad débil y discutida que busca objetivos', que tuvo 'muchas contradicciones y una gran debilidad de penetración del propio Estado en el territorio nacional a través de los elementos con que lo hicieron en otros países, como la enseñanza, la policía, el ejército'.

Entre los primeros títulos de la colección Taurus Historia figuran Dinero y poder, de Niall Ferguson; Franco. Retrato psicológico de un dictador, de Gabrielle Ashford Hodges, y la biografía de Alfonso XIII de Javier Tusell y Genoveva Queipo de Llano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de septiembre de 2001