Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los empleados de Minas de Riotinto aprueban un nuevo modelo de gestión

UGT y CC OO pierden el control de MRT

Minas de Riotinto, Sociedad Anónima Laboral (MRT, SAL), la principal fuente de empleo en la deprimida Cuenca Minera onubense, afronta desde hoy un nuevo reto para evitar el cierre de la mina. Los empleados de MRT dieron ayer luz verde a un nuevo modelo de gestión. Un acuerdo sindical de última hora permitió la aprobación, en una decisiva junta general de accionistas, de una fórmula que fusiona las tres propuestas de futuro que había sobre la mesa.

Se trata de la oferta de Promociones Barty Cross, SL, defendida por UGT, la ejecución del denominado Plan Laguna, secundado por CC OO e impulsado por la actual dirección, y la entrada de Socios Financieros (SF).

La decisión aprobada supone para los sindicatos la pérdida del control de la compañía, la conversión de la SAL en Sociedad Anónima y la entrada de capital externo. Todas las partes respondieron a la llamada de unidad y consenso realizada en las últimas horas por las administraciones públicas, a las que ahora reclaman una respuesta económica. MRT, con una plantilla de 526 trabajadores, soporta una deuda acumulada de más de 10.000 millones de pesetas.

A las 15.00 finalizaba en el cine-teatro de la localidad una asamblea marcada por las buenas intenciones, un calor sofocante y una discreta vigilancia policial. Tan solo bastó una hora y media para que el 91% de los 413 accionistas presentes aprobara el documento consensuado. Las mujeres de los mineros apoyaron a sus esposos desde la calle.

Minas de Riotinto, Sociedad Anónima (MRT, SA) arranca con un nuevo consejo de Administración formado por 15 miembros: seis propuestos por los sindicatos (tres de CC OO y tres de UGT), otros tantos por PBC y tres representantes de Socios Financieros. Esta última empresa será la encargada de asesorar a la nueva compañía.

Carlos Estévez, representante de PBC y ex dirigente de MRT, será el consejero delegado y se prevé que Ricardo Gallego, ex presidente del comité de empresa, de CC OO, desempeñe la vicepresidencia del consejo. Durante la junta de accionistas cesó en pleno la dirección de la SAL, encabezada por Francisco Laguna y Juan Macías.

El futuro de MRT no es fácil. En el plazo de dos meses, los nuevos responsables deberán presentar a las administraciones un primer plan de reestructuración, que se elaborará a través de consultores externos.

Bajas y prejubilaciones

Además, las partes se comprometieron a impulsar la actividad minera, a través de la línea del cobre, antes del 15 de noviembre de 2001, al ritmo previsto en los planes diseñados por las empresas externas. En materia laboral, deberá diseñarse la futura remodelación de la plantilla, en un número aún indeterminado de trabajadores, mediante bajas incentivadas y prejubilaciones.

La nueva dirección de MRT trabajará en los próximos días para tratar de desbloquear el expediente informativo abierto por Bruselas, que duda de la legalidad de las ayudas recibidas por la empresa desde el Gobierno central y la Junta, durante los dos últimos años, en total 2.500 millones de pesetas.

'Se trata de un reto difícil pero no imposible', aseguró el director saliente, Francisco Laguna, que agradeció el esfuerzo realizado por los accionistas 'para afrontar con esperanza el futuro'. Por su parte, Carlos Estévez dijo: 'Nos queda mucho trabajo por delante con el objetivo de dejar de mirar hacia atrás. Espero que con el apoyo de las administraciones seamos capaces de caminar hacia adelante'. El secretario provincial de CC OO en Huelva, José Delgado, aplaudió el acuerdo.

Los trabajadores de MRT no quieren oír hablar de un cierre ordenado de la mina y por eso se la jugaron ayer. En 1995, la multinacional Freeport McMoran puso en manos de la plantilla una empresa en precario, ahogada por las deudas y medio hundida tras la caída del precio del cobre en el mercado internacional.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 15 de septiembre de 2001