Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXCELSIOR | REVISTA DE PRENSA

Bush y los malentendidos

Es más clara la posición del Congreso estadounidense que la del presidente Bush respecto al problema de los migrantes. (...) Según Bush, la negociación sobre migrantes no debe ser vista como un quid pro quo o un trueque, porque 'ya obtenemos lo que queremos de México'. ¡Y vaya si lo obtienen!: la conquista económica nos invade.

Ahora, quid pro quo no sólo quiere decir esto por aquello o trueque en el sentido realista; también se traduce por malentendido. Y como EE UU está obteniendo de México todo lo deseado, cuando menos debe hablar con la verdad. En el asunto de los migrantes, Bush ofreció 'un esfuerzo' para concluir pronto el acuerdo; un esfuerzo sin garantizar nada. (...)

Cuando menos, la visita de Fox a Washington sirvió para exhibir en primer plano la necesidad de acelerar las negociaciones, en vez de hacerlas más lentas como lo pretende el Partido Republicano. Se lamentó Bush de que, 'para complicar más aún las cosas, es necesario trabajar con el Congreso'. Sin embargo, éste no parece tener intenciones de complicar el asunto, pues muestra la mejor disposición hacia los migrantes mexicanos. Y ahí pidió Fox hacer a un lado sospechas e indiferencia. (...) Además, esta actitud de confianza mutua no la requirió el presidente mexicano sólo para el problema de los indocumentados; también, en el caso de las 'certificaciones' en materia de narcotráfico, para el conflicto, dentro del TLC, con los transportes de carga y acerca de la necesidad de obtener préstamos por más de mil millones de dólares para la vivienda y el campo.

México DF, 7 de septiembre

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 9 de septiembre de 2001