Rusia rechaza la salida conjunta del ABM propuesta por EE UU

El presidente ruso, Vladímir Putin, rechazó la idea de que Washington y Moscú salgan conjuntamente del tratado antimisiles balísticos (ABM) de 1972, que fue reiterada ayer por el secretario de Defensa estadounidense, Donald Rumsfeld. Rumsfeld, que se encontraba de visita oficial en Moscú, expuso ante Putin y su colega Serguéi Ivanov la posición de EE UU, que aboga por el fin del citado tratado para poder desplegar su escudo nuclear sin enemistarse con Rusia.

A pesar del rechazo del Kremlin a la proposición norteamericana, en Moscú hay un ambiente de optimismo

y muchos expertos piensan que ambos países llegarán a un compromiso. Al fin y al cabo, Rusia terminará por aceptar modificaciones al tratado de 1972 o por firmar un nuevo acuerdo.

Más información

Putin repitió que Rusia considera que el tratado antimisiles es la piedra angular en la que se basa el desarme, el fundamento en el que descansan los acuerdos START-I y START-II de reducción de armas estratégicas. Es decir, que el abandono del tratado de 1972 significaría, según el Kremlin, el fin de los acuerdos sobre armas nucleares, lo que indudablemente se traduciría en una menor seguridad internacional.

Rumsfeld, por su parte, volvió a argumentar que 'ser vulnerables a ataques de misiles balísticos de países como Irán, Irak o Corea del Norte no es una política responsable' y confirmó que EE UU piensa salirse en los próximos meses del tratado ABM de 1972. El presidente ruso se mostró abierto a dialogar sobre los planes norteamericanos, pero dijo que para ello es necesario 'obtener los parámetros técnicos y militares de las proposiciones hechas por el departamento' de Rumsfeld.

Menos armas estratégicas

'Rusia confía en que el alto nivel de las negociaciones ruso-estadounidenses conduzca a una solución en la esfera de las armas ofensivas y los sistemas defensivos', declaró Putin. Rumsfeld reiteró que EE UU está dispuesto a reducir sus armas estratégicas independientemente de lo que Rusia haga. El Kremlin, principalmente por razones económicas, desea que las cabezas nucleares sean reducidas a 1.500 por cada parte. El START-II prevé un techo de 3.500 ojivas para el 2007. Rumsfeld subrayó, además, que si bien es cierto que el tema de defensa es muy importante, el principal objetivo de Washington es establecer una nueva y más amplia relación con Rusia, con el fin de acercarla a la comunidad de democracias occidentales y alejarla de países comunistas como Corea del Norte y Cuba.

Las negociaciones ruso-estadounidenses continuarán próximamente con la reunión de los titulares de Defensa en Nápoles en septiembre, con la de los ministros de Exteriores en Nueva York ese mismo mes y con dos cumbres entre Putin y George Bush: una también en septiembre, en Shanghai, y otra prevista para noviembre en Texas, en el rancho del presidente norteamericano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 13 de agosto de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50