Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

CiU reclama a Clos que releve a las concejales de seguridad ciudadana y servicios sociales

Puigdollers critica que 'el responsable político del túnel de Mitre' presida Urbanismo

Los cambios hechos por el alcalde, Joan Clos, en el Ayuntamiento de Barcelona, son insuficientes y no afectan a las áreas más preocupantes: seguridad ciudadana y servicios sociales. El presidente del grupo municipal, Joan Puigdollers, afirmó que Clos debería haber relevado a sus responsables: Carme San Miguel y Núria Carrera. Puigdollers criticó también que Xavier Casas, 'responsable político del túnel de Mitre' haya sido nombrado presidente del Instituto Municipal de Urbanismo. Por el contrario, elogió el nombramiento de Josep Caminal al frente del Fòrum.

'Barcelona tiene dos problemas significativos: la seguridad en las calles y los servicios sociales. Sorprende que no se haya producido relevos en estas áreas', afirmó Puigdollers. La responsable de la seguridad es la concejal Carme San Miguel; la de servicios sociales, Núria Carrera. Ambas llegaron al Ayuntamiento como independientes en las listas del PSC. Puigdollers no citó sus nombres, aunque reconoció que se refería a ellas. 'El problema', dijo, 'no es de personas, sino de responsables al frente de determinadas funciones'. Y añadió: 'No vamos a hacer como los socialistas que se levantaron ayer [por el miércoles] pidiendo la dimisión de Jordi Pujol, Artur Mas y Carme Laura Gil'.

Los problemas en estos ámbitos fueron reconocidos por el propio Clos en el momento de anunciar los cambios. De hecho, hay un nombramiento que resulta significativo: Ernest Maragall, además de portavoz municipal se convierte en coordinador de lo que el alcalde denominó como 'Justicia', que afecta a seguridad y a inmigración. 'Se trata de un encargo horizontal', dijo Clos, intentando recalcar que no había pérdida de competencias por parte de las concejales, pero sí un aumento de la atención en esta área.

Un tercer ámbito resulta especialmente preocupante para el primer partido de la oposición en Barcelona: el urbanismo. Puigdollers criticó con dureza el nombramiento de Casas como presidente del Instituto Municipal de Urbanismo, pero también anunció que en el pleno municipal de hoy votarán contra varias propuestas, todas ellas relacionadas con la planificación urbanística.

CiU rechazará las modificaciones propuestas para la zona de Can Batlló, en el barrio de la Bordeta, del distrito de Sants, y también votará contra el plan del sector audiovisual, en la zona del 22@, en el Poblenou. 'Será la primera vez que votemos contra un proyecto de esta zona de la ciudad', dijo Puigdollers.

En el caso de Can Batlló, Puigdollers afirma que la reforma hace que se pierdan 16.845 metros cuadrados de zona verde, sobre todo, explicó, porque no se compensan los metros destinados al hotel y porque se considera zona verde lo que en realidad son calles. En el mismo sentido, Puigdollers definió como 'inadmisible' que se haya calificado de 'zona verde' el paseo central de la nueva Diagonal, entre la plaza de Les Glòries y el mar. 'En el resto de la ciudad, los parterres centrales son viales', aseguró.

También rechazarán el trámite de urgencia para el hotel de Miramar, en su opinión injustificado. Puigdollers se preguntó por los motivos que llevan a IC-V y ERC a apoyar una propuesta como esta que hace que zonas de uso público dejen de serlo y se preguntó: '¿Hasta dónde llegará la entrega de estos partidos a los socialistas?'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de julio de 2001