Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:APUNTES

Tres lustros de autonomía

La Universidad de Valencia commemora con un libro los 15 años de sus estatutos

Había un ambiente distendido y humorístico la otra tarde en el primoroso y remozado claustro de la calle La Nave. Todos sonreían y, entre ellos, los participantes en la presentación de un libro que, para todos aquellos que lucharon por una universidad libre de ataduras franquistas e intervencionismos políticos, supone una joya y un logro. Intervenían el rector e historiador Pedro Ruiz y los autores del libro, los profesores Antonio Martínez, Rosa Moliner y el coordinador del trabajo, el profesor y líder de la izquierda nacionalista, Josep Guia. El texto Per l´Autonomia Universitaria. 15 anys dels estatuts.

En declaraciones a este diario el profesor Guia dijo, minutos antes de comenzar el optimista acto y bajo la mirada de la estatua de Balmes: 'Tenemos una universidad ahora, quince años después de conseguir los estatutos, que es una vanguardia de ideas y cultura. Pero se acercan tiempos de restricciones a esas libertades conseguidas porque la derecha secesionista quiere arrebatar todo. Es muy difícil el combate de nuestra cultura crítica frente a esa política faraónica, de aparador y cartón piedra. Pero así como de esta última no quedará nada, de la nuestra va decantándose un importante poso; y este edificio con su restauración, así como otros de la ciudad son un buen ejemplo'.

'Queríamos una universidad utópica, como también queríamos un mundo utópico' (Carmen Aranegui)

La alegría académica de encontrarse los viejos luchadores era un hecho en la recoleta sala del Fòrum de Debats. Allí estaba el profesor de matemáticas y director del Colegio Mayor Lluis Vives, Luis Puig, que se sentó en primera fila freente a las ironías del vicerrector Juli Peretó que, haciendo de maestro de ceremonas, habló del rebombori que se prepara para 'recortar libertades', pero también de las cifras de las commemoraciones , 'Sí, compañeros, 15 años de nuestros estatutos, 20 años del golpe de estado, 60 años del fusilamiento del rector Peset'. Peretó también insistió en lo dicho por Guía, 'Nuestra universidad es la que más ha padecido la intervención del poder político'. En eso irrumpió en la sala, con su aire de premura revolucionaria y crítica, el conocido profesor Rafael Plá. Y se sentó complacido.

Josep Guia dijo esa tarde que pese a la conmemoración tambien había que hacer crítica, ya que queda mucho por hacer: 'El balance, empero, es positivo si consideramos que somos vanguardia en los tres factores esenciales, el docente, el de extensión cultural y de investigación. Y sobre todo en este último. Tenga en cuenta', dijo risueño el intelectual valenciano indispensable, 'que la Universidad de Valencia está dando ejemplo a las del resto del Estado. Gracias a estos 15 años de estatutos que son los más progresistas del estado español'.

Luego, ya en la mesa, el coordinador del libro arrancó la carcajada irónica a los presentes recordando los tiempos en que, allá por el XVII, el rector era un canonje, de cómo siguieron así de beatas las cosas con la reforma napoleónica, de las bulas papales y así hasta 1985. Era emotivo para un espectador avezado escuchar esas palabras mirando de reojo la placa que figura en un lateral de la sala de debates de La Nau, fechada en 1898, y que habla de curas y monjes. Era en definitiva, emocionante el comprobar la fuerza de una institución en manos de una vanguardia intelectual defensora de la lengua y de las esencias, ya no clericales y franquistas, sino sacrosantas del progresismo académico.

Y ya en la presentación del libro, el rector Pedro Ruiz recordaba que la autonomía universitaria fue defendida con uñas y dientes por un puñado de profesores y estudiantes barbudos y con pantalones acampanados: 'No es simplemente un medio para impulsar la mejora de la calidad y la eficiencia del servicio que las universidades prestan a la sociedad. Es un derecho que garantiza una cosa mucho más básica: la libertad académica en su doble vertiente, individual y colectiva'.

El libro que celebra esos 15 años de estatutos de la Universidad de Valencia, editado con detalle y gusto por la propia institución en el marco del programa Cinc Segles, agrupa los impagables capítulos de Antoni Martínez recordando los difíciles años de la transición o el contenido político de los Estatutos, junto con la emotiva crónica de Rosa Moliner sobre la lucha de los famosos penenes contra la universidad franquista, los años de represión y, por último, un excelente trabajo del periodista Frances Bayarri titulado Converses articulades, y que es como un cortejo de declaraciones de todos los protagonistas de esta bonita historia de recuperación de libertades. Entre esa sucesión de entrecomillados, no pasa inadvertida la portentosa frase de la arqueóloga Carmen Aranegui, personaje inprescindible en esa agitación colectiva, que reza así: 'Queríamos una universidad utópica, como también queríamos un mundo utópico'. ¿Se ha realizado la utopía? En el espiritu jacobino e illustrado que se respiraba aquel día en el Forum de Debats de la universidad, mientras los jóvenes operarios retiraban los último lienzos y otros materiales de la Bienal Internacional sobre Arte y Deporte, la respuesta estaba en el viento y parecía ser algo así como 'estamos en ello, compañeros'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 2 de julio de 2001