Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ingresos públicos caen un 7,1% y el déficit acumulado a mayo casi triplica lo previsto

El primer aviso serio de que se avecinan dificultades presupuestarias se ha producido el pasado mes de mayo. Los ingresos del Estado en caja han caído un 7,1% con respecto a abril, según los datos publicados ayer por el Ministerio de Hacienda. Los gastos también se han recortado (1,7%) aunque en menor medida y el resultado es que el déficit de caja acumula ya cerca de 600.000 millones de pesetas, un 17,8% más que durante los cinco primeros meses de 2000, y casi el triple de lo previsto para todo el año (240.700 millones de pesetas).

El saldo positivo en contabilidad nacional (compromisos de pago menos derechos de ingresos) también ha empeorado respecto de un año antes, al situarse en 325.000 millones de pesetas, un 24% menos que en el mismo periodo del año anterior. El Ministerio de Hacienda lo atribuye al adelanto de las devoluciones del IRPF.

Lo que reflejan estas cifras, por un camino u otro, es que la desaceleración económica hace ya mella en los ingresos del Estado. Igual ocurre, aunque en sentido inverso, con el saldo comercial. La menor actividad productiva y la caída del consumo ha elevado en abril las exportaciones un 13,5%, mientras que las importaciones han crecido un 10%. El déficit comercial ha reducido el desbocado ritmo de los meses anteriores y aumenta un 1,2% en los cuatro primeros meses del año.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2001