Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Lucent cerrará su fábrica de microprocesadores en Tres Cantos por el desplome de las ventas

La planta es una de las más adelantadas tecnológicamente de España y cuenta con 950 empleados

La única fábrica en España de Agere, en cuya gestión no participa Lucent directamente pero controla un 58% del capital, está considerada como una de las más modernas del mundo. Pese a ello, se ha visto muy perjudicada por la fuerte caída de la demanda de microprocesadores para ordenadores (PC) y sistemas de telecomunicaciones (teléfonos móviles) que se registra desde primeros de año. La planta de Tres Cantos se encontraba a pleno rendimiento en noviembre, y en la actualidad, la demanda de chips sólo satisface un 25% de su capacidad de producción.

La caída del mercado (estimada entre un 30% y un 40% en el primer semestre del año y en un 20% para el conjunto del año) hizo que Agere acordara ya en diciembre pasado el cierre de una de sus dos fábricas en Orlando (EE UU) y el despido de 2.000 trabajadores.

La firma, que emplea en el mundo a 17.400 personas, ha puesto a la venta su planta en España como alternativa al cierre definitivo. Fuentes próximas a Agere aseguran que se ha marcado un plazo de seis meses para cerrar la venta o dar el cerrojazo. La factoría española, que se inauguró en los ochenta bajo la marca AT&T Microelectrónica, emplea a 950 trabajadores de alta cualificación cuyo futuro está en el aire. Agere no prevé trasladar la producción a ningún otro centro (tiene en Singapur la mayor fábrica fuera de EE UU y delegaciones en México y Tailandia) ni el traspaso de sus empleados a Lucent, de la que se escindió en 2000. La compañía vendió en 2000 en España 30.000 millones de pesetas y ganó 3.000, pero en el primer semestre de 2001 espera pérdidas.

Fuentes del sector explican que la crisis de ventas ha impuesto un ajuste de costes y adecuar las fábricas para satisfacer la demanda de chips más modernos. Según esas fuentes, Tres Cantos necesitaría 2.000 millones de dólares (400.000 millones de pesetas) para adaptarse a las nuevas exigencias. En Tres Cantos se han invertido 100.000 millones de pesetas desde su apertura -de los que 10.000 corresponden a ayudas públicas- y la última inyección la hizo Lucent en 1997 con 40.000.

Agere es el resultado de la separación de la producción de microprocesadores de la fabricación de redes de telefonía de Lucent, que a su vez es fruto de la separación de la fabricación de equipos de AT&T en 1996. En marzo de 2001, Lucent sacó Agere a Bolsa y se comprometió a vender el capital que aún controla antes del 30 de septiembre próximo. Con la venta, unida a la de la división de fibra óptica, Lucent prevé reducir las pérdidas del segundo trimestre de su año fiscal (3.700 millones de dólares, unos 725.000 millones de pesetas). El gigante estadounidense ha asegurado que mantendrá la actividad de telecomunicaciones en España, que emplea en Tres Cantos a 1.250 técnicos y comerciales, aunque la matriz estudia otra reducción de 10.000 empleos que previsiblemente afectará a Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de junio de 2001