Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Parlament rechaza el 'informe Roca', que proponía eliminar municipios

Era un secreto a voces, pero ayer tuvo la certificación oficial: el informe de expertos dirigido por Miquel Roca, ex secretario general de Convergència Democràtica de Catalunya, no será la base para la reordenación territorial de Cataluña. Todos los grupos renunciaron ayer a que el Parlament imponga por ley una reducción del número de municipios de Cataluña y acordaron un documento ambiguo que no pasa de una declaración de intenciones que sirve, no obstante, para mantener viva una ponencia amenazada de muerte.

El pasado diciembre, una comisión de expertos entregó en el Parlament un informe que suponía una revolución en el actual modelo de organización territorial de Cataluña, impuesto por Convergència i Unió (CiU) a finales de la década de 1980: se sugería eliminar por ley más de 250 municipios, se proponían nuevas comarcas y se cambiaba la división en cuatro provincias por un modelo propio de seis veguerías. Tan pronto fue presentado, el documento recibió un alud de críticas, muchas de ellas del propio Gobierno de CiU, y la consejera de Gobernación, Núria de Gispert, le había dado la puntilla desacreditándolo públicamente.

Ayer fue el Parlament el que enterró el informe. Todos los grupos presentaron un documento conjunto que no convence a ningún partido, pero que les permitirá seguir trabajando en septiembre. El texto se basa en principios filosóficos -entre otros, transparencia, simplificación y poder municipal-, pero poco más. Eso sí, descarta una de las propuestas más polémicas del informe Roca que había enfurecido al mundo municipal nacionalista: se descarta imponer por ley la agrupación entre municipios para reducir su número. El texto se limita a establecer medidas para 'propiciar e incentivar' las agrupaciones.

Del documento dado a conocer ayer se deduce también que no habrá un informe global sobre la estructuración del territorio, sino que de sucesivas reuniones irán saliendo iniciativas legislativas parciales siempre y cuando se llegue a consensos, lo que parece difícil. El texto difundido ayer propone establecer veguerías, pero nadie supo explicar a qué se refería exactamente la palabra precisamente por la falta de consenso existente.

Alberto Fernández, senador

Por otra parte, el Parlament aprobó ayer el nombramiento del presidente regional del PP de Cataluña, Alberto Fernández Díaz, como senador en representación autonómica. Fernández Díaz reemplazará al secretario general del partido, Rafael Luna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 28 de junio de 2001