Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior se opone a que el nuevo director del Cesid coordine todos los servicios de información

La oposición acoge favorablemente la designación de Dezcallar para dirigir el servicio secreto

La necesidad de coordinar a los servicios de información de los ministerios de Interior (Policía y Guardia Civil) y Defensa (Cesid y Fuerzas Armadas), para evitar que la rivalidad les lleve a ocultarse datos e incluso entorpecerse mutuamente, ha sido una constante desde la transición y figuraba, por ejemplo, en el programa electoral con el que el PP ganó las elecciones de 1996.

El relevo del teniente general Javier Calderón y el nombramiento, por vez primera, de un civil al frente del principal centro de espionaje español se ha presentado como la oportunidad de abordar esta reforma pendiente. En numerosas declaraciones públicas, el ministro de Defensa, Federico Trillo-Figueroa, ha anunciado que el nuevo director del Cesid estaría adscrito a la Presidencia del Gobierno y se encargaría de coordinar a los distintos servicios de información, para lo que se le dotaría de un mayor rango administrativo (secretario general o secretario de Estado).

'Ahora hay que ir un paso más allá y nombrar a un civil dotado del rango y la ubicación adecuada para que sea el coordinador de los servicios de inteligencia del Estado', dijo Trillo-Figueroa a EL PAÍS en una entrevista publicada el 2 de junio.

Sin embargo, desde el Ministerio del Interior, que dirige Mariano Rajoy, se rechaza que el director del Cesid pueda realizar esa tarea de coordinación. 'Son la Guardia Civil y la Policía las que detienen a los etarras, y no tiene ningún sentido que se las quiera coordinar desde el Cesid', argumentan dichas fuentes. Para Interior, es suficiente coordinación la que realiza el secretario de Estado de Seguridad, Pedro Morenés, quien se reúne periódicamente con los responsables de información de los dos cuerpos policiales y con el jefe de la división de Interior del Cesid.

Las mismas fuentes sostienen que el Consejo de Ministros se limitará a nombrar a Dezcallar, con el mismo rango o no que Calderón pero con las mismas funciones. El problema de la coordinación se pospondrá a la futura Ley de Servicios de Inteligencia del Estado, pendiente de debate en el Gobierno y que no será remitida a las Cortes hasta después del verano.

La elección de Dezcallar como nuevo responsable de los servicios secretos recibió ayer una acogida ampliamente favorable en los partidos de la oposición, aunque el PSOE recriminó al Gobierno por no haberle informado del nombramiento.

'Dezcallar tiene un perfil institucional aceptable, que esperamos siga manteniendo en su nuevo puesto, aunque el nombre no ha sido consensuado con nosotros y la decisión corresponde en exclusiva a la responsabilidad del Gobierno', dijo el portavoz socialista en la Comisión de Defensa del Congreso, Jordi Marsal.

'Lo que es más criticable y lamentable', agregó, 'es la forma en que se ha dado a conocer el nombramiento, a través de la filtración a una agencia'. Marsal denunció que el Ejecutivo ha incumplido su compromiso de informar al primer partido de la oposición antes de que el nombre se hiciera público y agregó que, a su juicio, 'lo sucedido demuestra un grave problema de descoordinación en el seno del Gobierno'.

Por su parte, el portavoz de Defensa de CiU, Josep Maldonado, se congratuló de la designación de Dezcallar, asegurando que su perfil profesional hace de él una persona que puede ser bien aceptada por todos los grupos políticos. Incluso Izquierda Unida, a través de su responsable de Defensa, Willy Meyer, expresó su 'gran satisfacción' por el nombramiento de Dezcallar, aunque advirtió de que será insuficiente si no va acompañado de una reestructuración del servicio de inteligencia.

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, de quien depende el todavía embajador en Marruecos, no quiso confirmar la designación hasta que sea oficial, pero afirmó que 'es un magnífico diplomático y un gran profesional que tiene un conocimiento muy amplio y muy detallado no sólo de la situación en el Magreb, sino de las grandes líneas de la actuación exterior de España en estos últimos años'.

Tras recordar que Dezcallar ha colaborado con diferentes gobiernos, agregó que, si se confirma el nombramiento, 'sería un magnífico director del Cesid'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 26 de junio de 2001