Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La madre no olvida

Hace ocho años, Ralph Bulger, el padre de James, prometió vengarse de los asesinos de su chico. Ayer, Denise Fergus, la madre, demostró que no olvida. Tras mantener en los últimos años una intensa campaña para evitar la liberación de los homicidas, les lanzó una terrible advertencia: "Da igual donde se encuentren, habrá alguien ahí fuera esperándoles. No quedará una piedra sin levantar". Un aviso que completó con una amarga crítica a los miembros de la comisión que se "han dejado convencer" por Jon Venables y Robert Thompson. "Ahora los asesinos van a tener una vida de lujo, con una casa comprada, una cuenta de banco y protección las 24 horas", remachó Denise Fergus.

Para ella, los ocho años en centros de menores que han pasado los dos convictos son pocos. Es más, considera que los jóvenes han recibido un trato de favor, exquisito incluso, por parte del equipo de rehabilitación.

Alan Levy, especialista británico en derecho del menor, sostenía que la imposibilidad de perdonar o dar siquiera una oportunidad a Thompson y Venables mostrada por amplios sectores de la sociedad británica ha sido alimentada por los medios de comunicación. Según él, el vídeo del centro comercial de Bootle que captó el momento del rapto ha sido repetido hasta la saciedad por las televisiones y ha contribuido a mantener viva la ira de los ciudadanos.

En su eterna búsqueda de justicia para su niño muerto Denise Fergus, la madre, tampoco ha desperdiciado el interés de una prensa más que dispuesta a entrevistarla.

Otra reacción comprensible a la que Paul Cavadino, responsable de la Asociación Nacional para el Cuidado y Rehabilitación de los Delincuentes, hace un solo reproche: "Cuando las víctimas de un crimen o sus familiares acuden a un programa de radio o televisión para debatir su caso, los demás invitados suelen ser expertos que dan opiniones asépticas. Una situación que entorpece el diálogo mismo, porque los primeros han sufrido y sus interlocutores no ofrecen consuelo sino opiniones profesionales hasta acabar pareciendo insensibles a dicha pena", ha declarado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de junio de 2001