Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Blair y Ahern se reúnen en Londres ante la nueva crisis en el Ulster

Tony Blair y Bertie Ahern, primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, presidieron ayer en Londres una nueva ronda de negociaciones orientadas a cerrar el proceso de paz norirlandés que, a los tres años de la firma del Acuerdo político de Viernes Santo, sigue estancado. Tan sólo los principales partidos que apoyan el acuerdo -el Unionista del Ulster (UUP), de David Trimble, el nacionalista SDLP de John Hume y el Sinn Fein de Gerry Adams- asistieron a la sesión en Downing Street.

La negociación sobre la asumida normalización de Irlanda del Norte, en su triple vertiente del desarme del IRA, reforma de la policía local y presencia del Ejército británico, se reanuda bajo la sombra del mapa político resultante de las recientes elecciones municipales y generales. Los partidos moderados en las comunidades protestante y católica, el UUP y SDLP, respectivamente, perdieron escaños y porcentaje de votos en favor de los dos polos de la política norirlandesa: el Partido Democrático del Ulster, opuesto al acuerdo, y el Sinn Fein que se escuda en la existencia de su brazo militar, el todavía armado IRA, para extraer concesiones en la mesa negociadora.

En el horizonte planea además la amenaza de Trimble de dimitir como ministro principal autonómico el 1 de julio si, para esa fecha, el IRA no ha iniciado el proceso de desarme. 'Mi paciencia está llegando a su fin. Si el movimiento republicano no cumple su promesa, abandonaré', dijo ayer. El vuelco electoral del UUP ha recortado la capacidad de maniobra de Trimble. Está en cuestión su propia supervivencia política dentro de un partido que exige pruebas prácticas del desarme del IRA. Un nuevo paso en falso pondrá fin al liderazgo de Trimble en el todavía principal partido norirlandés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 19 de junio de 2001