Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El universo de Leopold Bloom

Escritores, políticos y 'joycianos' conmemoran en Sevilla el paseo del protagonista de 'Ulises'

'Ahora mismo sólo creo en la cultura, en nada más. Me apena que haya gente que no lee nunca un libro. Celebremos el milagro de la palabra literaria, de la literatura', animaba ayer en Sevilla el hispanista irlandés Ian Gibson en la presentación del Bloom's day, que conmemora el paseo que realiza el 16 de junio de 1904 Leopold Bloom en el Ulises, de James Joyce. Los actos de la celebración, organizada por el Área de Cultura de la Diputación sevillana, comenzaron ayer con la proyección de dos películas: Nora, del irlandés Pat Murphy, que recrea la vida de Nora Barnacle, la esposa de Joyce, y Los muertos, basada en el último cuento de Los Dublineses y que John Huston acabó de dirigir poco antes de morir.

'La literatura es fundamental, es la vida, la palabra, la emoción, el intelecto. Y la imaginación. No se puede vivir sin imaginación', señaló el hispanista, especialista en la obra de Federico García Lorca, para quien Irlanda y España son 'el mismo país con dos secciones: norte y sur'. El escritor será uno de los que hoy leerá en la Casa de la Provincia fragmentos del Ulises junto al poeta irlandés Damien Enright; Francisco García Tortosa, traductor de la novela en España; Bob Freeman, creador de las carátulas de los discos de Los Beatles, y Manuel Copete, vicepresidente de la Diputación. Están invitados, además, todos los joycianos que quieran lanzarse a leer textos de esta novela que revolucionó la forma de narrar del siglo XX.

'Joyce nunca estuvo en España físicamente, pero sí mentalmente', dijo Gibson, quien contó que cuando era estudiante el Ulises sólo podía conseguirse en su país 'bajo cuerda'.'Irlanda era todavía irrespirable', apuntó, y recordó la vinculación de Molly, la mujer de Bloom, con España. 'Había nacido en Gibraltar en una noche de pasión entre un oficial británico y una española. En todo el libro hay alusiones a este país, como en el sueño de Molly en su cama, que es de Gibraltar, donde vivió hasta los 16 años. En sueños, ella piensa en la Roca, en la vegetación andaluza. Hay muchísima España en Ulises'.

¿En qué se parece a Dublín?

Éste es el segundo año que la Diputación organiza un Bloom's day en Sevilla, una fiesta que celebran los dublineses todos los 16 de junio. Juan Antonio Maesso, director de Artes Escénicas de la institución provincial, se refirió al motivo de la celebración en la capital andaluza. 'Todo el mundo se extraña, pero todo el mundo se interesa. ¿En qué se parece Sevilla a Dublín?', se interrogó para contestar enseguida: 'En sus personajes, sus bares, su empecinamiento religioso. En cualquier caso, Joyce es uno de los genios del siglo XX, y eso es un motivo absolutamente suficiente para celebrarlo'.

Y el Ulises una novela con la que, según escribe Manuel Grosso en el programa del Bloom's day, James Joyce 'encontró aquello que buscaba; destrozar la literatura desde la misma literatura. Hacer una narración que fuera la antítesis de narrar'.

Para Gibson, Sevilla es una 'ciudad mítica' como Dublín. El hispanista estableció una comparación entre Joyce y Lorca: 'El primero es el gran genio irlandés y universal; el segundo, el gran genio andaluz y mundial'. Ambos universos creativos, indicó, son similares. 'Si entras en el mundo de Ulises no puedes salirte, porque allí cabe todo. Igual sucede con Lorca'. El escritor irlandés afincado en Granada reconoció la complejidad de su lectura. 'Ulises tiene momentos claros y oscuros, fáciles y difíciles, igual que Lorca'.

Francisco García Tortosa, catedrático de la Universidad de Sevilla y traductor de Ulises, defendió este tipo de actividades: 'Sevilla no necesita más fiestas, ya tiene muchas, pero esto no es una fiesta, es una celebración literaria, que hace falta'. A su juicio, estos actos literarios sirven para incentivar la lectura. 'Al final, la gente termina leyendo los libros homenajeados, por eso son necesarias estas conmemoraciones'.

García Tortosa se refirió al 16 de junio en la novela de Joyce. 'Él había conocido dos días antes a Nora, la que sería su mujer, en un pub donde trabajaba como camarera. Habían acordado una cita para el 16 de junio, pero ella no apareció, lo hizo al día siguiente. Fue una cita frustrada', comentó, relacionando este hecho con la elección de la fecha en la que transcurre la jornada de Bloom.

La conversación derivó hacia Nora y su influencia en la obra de Joyce, en sus semejanzas con Molly. 'Nora está en cada uno de los silencios de Molly y de los demás personajes', explicó.

Tras la lectura, que comenzará a las 21.00, habrá una degustación de pintas (de cerveza) y riñones, el desayuno que Bloom prepara a su esposa, en el Pub Flaherty, patrocinador del Bloom's day.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de junio de 2001