Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP y el PSOE cierran el conflicto lingüístico sobre el valenciano

Los dos partidos pactan la composición de una Acadèmia de la Llengua

La subsecretaria de la Consejería de Cultura y Educación, Ascensión Figueres, licenciada en Filología y profesora de instituto, será con toda probabilidad la presidenta de la Acadèmia Valenciana de la Llengua (AVL), tras el pacto que a primera hora de la noche de ayer anunciaron Zaplana y Pla después de dos días de intensas negociaciones, en el transcurso de las cuales Zaplana llegó a proponer a su consejero de Educación y Cultura, Manuel Tarancón, para formar parte del organismo. Los socialistas no aceptaron y el consejero quedó en una situación desairada, hasta el extremo de que ayer no se descartaba la posibilidad de que hubiera presentado su dimisión.

La composición de la Acadèmia era el asunto más espinoso que quedaba para llevar a la práctica el pacto alcanzado hace dos años en base a un dictamen del Consell Valencià de Cultura, en el que de forma elíptica se reconcía que el valenciano es una variante de la lengua catalana. El rechazo a esa unidad, que aceptan todos los sectores científicos y culturales, ha enfrentado a amplios sectores de la derecha valenciana con la izquierda y la Universidad desde los tiempos de la transición.

Como consecuencia del dictamen del Consell Valencià de Cultura, organismo consultivo de la Generalitat Valenciana, se aprobó la ley de creación de la Acadèmica Valenciana de la Llengua. La creación de la institución sufrió numerosos avatares políticos ya que es necesaria una mayoría de dos tercios para su aprobación parlamentaria y, por tanto, el consenso de los dos grupos mayoritarios en las Cortes Valencianas.

CiU, a favor del acuerdo

El objetivo de la Acadèmia es cerrar la polémica, a veces virulenta, que ha suscitado la identidad de la lengua. En favor del acuerdo han intervenido de forma discreta desde el principio los nacionalistas catalanes de Converència i Unió, que a través del presidente del Parlament de Catalunya, Joan Rigol, han realizado gestiones ante Zaplana.

El acuerdo alcanzado entre el presidente valenciano y el líder del PSPV-PSOE implica que en la Acadèmia estarán presentes catedráticos y profesores de las universidades de Alicante, Castellón y Valencia, algunos de ellos miembros del Institut d'Estudis Catalans, pese a lo cual la Universidad de Valencia ha mantenido un evidente distanciamiento en relación con las conversaciones. También forman parte de la Acadèmia profesionales de la enseñanza, escritores y algún erudito de la denominada Academia de Cultura Valenciana, partidaria del secesionismo del valenciano respecto del catalán.

Socialistas y populares llegaron a manejar más de 100 nombres, distribuidos en tres grupos: uno de 10 personas propuestas por los socialistas, otro de seis propuestas por el PP y otro de cinco propuestas por el PP y consensuadas con el PSOE. La complicada negociación concluyó ayer al filo de las 21.30, cuando comparecieron conjuntamenmte Eduardo Zaplana y Joan Ignasi Pla para dar cuenta del 'acuerdo histórico' y retirarse para seguir negociando el pacto por el uso social del valenciano, condición de los socialistas para aceptar la Acadèmia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de junio de 2001