Aragón abre el camino para recurrir el Plan Hidrológico ante el Tribunal Constitucional

El ministro Matas advierte a Iglesias de que no admitirá retrasos en la entrada en vigor de la ley

El titular de Medio Ambiente respondió al anuncio de Marcelino Iglesias advirtiéndole de que no logará retrasar la entrada en vigor del Plan Hidrológico, que el PP ha tramitado de urgencia en el Senado para no tocar ni una coma pese a las 560 enmiendas y los cuatro vetos que se han presentado y aprobarlo la próxima semana. Matas aclaró ayer que no le corresponde a él, sino al Gobierno, decidir sobre si acepta la comisión de arbitraje que ofrece Aragón.

Marcelino Iglesias hizo públicas sus intenciones ayer, en presencia del ministro, durante la inauguración de unas jornadas sobre el Plan Hidrológico en Zaragoza. Iglesias anunció que va a emplear 'todas las palancas que nos permite el Estado de derecho tanto en España como en Europa'. Una de ellas es la Comisión Bilateral entre la Comunidad de Aragón y el Estado, creada al amparo de la reforma del artículo 33 de la ley Orgánica del Tribunal Constitucional.

Más información
El alcalde socialista de Lleida invita a imitar las protestas de las comarcas del Ebro
Foro: Opine sobre este tema

La reunión de esta comisión pueden convocarla cualquiera de las dos Administraciones que esté en desacuerdo con una ley, pero no se celebraría si una de ellas renunciara a presentarse. En caso de acuerdo, las partes tendrían nueve meses para resolver sus discrepancias, y si al final llegaran a un pacto sobre la ley en litigio, deberían remitirlo al Constitucional para su informe y trasladarlo para su publicación al Boletín Oficial del Estado y al de la Comunidad Autónoma correspondiente. Durante la negociación, las partes podrían acordar que se suspendiera la aplicación de la ley.

El ministro indicó ayer, ya de regreso a Madrid, que no está en su ánimo que esto ocurra. 'Me da la sensación de que se trata de una maniobra para entorpecer la entrada en vigor del Plan Hidrológico Nacional y el trasvase del Ebro. Sería un error hacerlo, aunque respeto que las instituciones políticas hagan uso de los instrumentos legales que tienen a mano', declaró.

En apenas 24 horas, Matas e Iglesias comparecieron juntos en Zaragoza después de ocho meses de no verse las caras. El martes, en un debate organizado por Heraldo de Aragón, que facilitó a sus lectores formularios de alegaciones al trasvase del Ebro, y ayer, en las jornadas sobre el Plan.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para el presidente aragonés, el trasvase tardará en hacerse 20 años, 'porque aprobar una ley no es hacerla realidad'. Dijo que la región ha iniciado una carrera 'de sangre sudor y lágrimas' y que no se va a bajar la guardia.

Además de recurrir el PHN ante el Constitucional (si no se reuniese la Comisión Bilateral podría hacerlo en el plazo de tres meses tras la publicación en el BOE de la ley), Iglesias anunció que su Gobierno elabora informes sobre el daño irreparable que causaría el trasvase en el valle del Ebro para presentarlos ante la Unión Europea.

Fernando Gurrea, secretario general técnico de la Presidencia de Gobierno de Aragón, añade que los fundamentos para recurrrir al Constitucional se encuentran en sus alegaciones al Plan Hidrológico. En ellas se ponían a en evidencia las contradicciones del plan con el principio constitucional de equilibrar y armonizar el desarrollo regional. Otra de sus críticas se refiere a la ausencia de una asignación precisa de quiénes serán los beneficiados por el agua trasvasada y cómo se repartirá el agua a los distintos usuarios. Tampoco estan garantizadas las reglas de juego sobre cómo se repercutirán los costes.

El presidente aragonés, Marcelino Iglesias, y el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, en un coloquio sobre el PHN celebrado el martes en Zaragoza.
El presidente aragonés, Marcelino Iglesias, y el ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, en un coloquio sobre el PHN celebrado el martes en Zaragoza.EFE

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS