Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Noruega busca el apoyo de España para mejorar sus exportaciones a la UE

Noruega, que hace seis años rechazó en referéndum el ingreso en la Unión Europea, busca ahora la complicidad de España para defender sus intereses pesqueros. Oslo quiere asegurarse el apoyo de Madrid cuando el Gobierno español tome las riendas de la UE a partir del próximo enero. El acuerdo limita a Noruega las exportaciones de salmón al mercado comunitario y los elevados aranceles que soportan algunos de sus productos procesados, y son dos de las cuestiones en las que Oslo buscará la 'comprensión' de España.

El ministro noruego de Pesca, Otto Gregussen, inicia hoy una visita oficial de dos días a España, en la que se entrevistará con su homólogo español, Miguel Arias Cañete. Veinticuatro horas más tarde, el presidente del Gobierno, José María Aznar, viajará a Oslo.

Comprensión española

Dentro de seis meses, España asumirá la presidencia rotatoria de la Unión Europea, y Noruega, que desde su no a la UE hace seis años ha salido perdiendo en materia de exportaciones pesqueras, quiere asegurarse la 'comprensión' del Gobierno español. Las relaciones son hoy 'cordiales', subrayan fuentes diplomáticas, después de la tensión que presidió las finalmente inútiles negociaciones de adhesión de Noruega a la UE, por lo que hubiera significado la apertura de los caladeros noruegos a la flota española. El no de los noruegos dejó a España sin poder capturar al año cerca de 6.300 toneladas de bacalao noruego, de los que 1.246 toneladas hubieran podido pescarse en aguas noruegas.

Las exportaciones pesqueras de Noruega en el año 2000 ascendieron a 31.400 millones de coronas (628.000 millones de pesetas), lo que supone un 8,7% del valor de las exportaciones totales del país escandinavo. Un 58% de ellas se dirigió al mercado comunitario. Pese al peso de la Unión como destino, en 1994 la proporción era del 69%.

Una de las mayores preocupaciones de los noruegos es el salmón. El acuerdo comercial específico para esta especie alcanzado entre la UE y Noruega en 1997, tras las acusaciones de dumping y subsidios contra este país, expira el año próximo, y el Gobierno de Oslo busca 'una solución para cuando llegue el momento', explica Gregussen.

Dicho acuerdo pone coto a las exportaciones de salmón al mercado comunitario, que no pueden crecer anualmente más de un 10%. El pacto establece, por otra parte, un precio mínimo para dichas exportaciones de 3,25 euros (540 pesetas). Los salmónidos representan cerca del 40% de las exportaciones pesqueras totales de Noruega, y España es su sexto mercado de destino en importancia, ya que el año pasado compró salmón por valor de 9.500 millones de pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 11 de junio de 2001