Irlanda decide en referéndum la ratificación del Tratado de Niza

Agencias

La suerte del Tratado de Niza, elaborado por los Quince en 2000 para reformar las instituciones europeas frente a la ampliación al este, estaba ayer en manos de los 2,9 millones de irlandeses -el censo electoral más alto en 50 años- llamados a las urnas para aprobarlo en referendo. La apatía registrada -a media tarde entre el 7% y el 10% de los votantes había acudido a las urnas- favorecía en principio a los partidarios del 'no'.

Irlanda es el único de los países miembros de la UE que ha organizado esta consulta, obligada por su Constitución. Una victoria del 'no' impediría la entrada en vigor de un Tratado, que tiene que ser ratificado por todos los miembros de la UE. 'Sería un gran error', advertía por la mañana el primer ministro, Bertie Ahern, que añadió que esto supondría 'una gran desilusión para la UE' y evidenciaría el 'egoísmo' de un país que goza de un espectacular crecimiento económico gracias a ella.

Más información

Según un sondeo publicado la semana pasada, un 28% de los irlandeses rechaza la ratificación, mientras un 45% lo respalda. El tratado cuenta con el apoyo del Gobierno y de los principales partidos de oposición. En el lado opuesto, el Sinn Fein, y Los Verdes argumentan que Niza aumentará el 'déficit democrático' de los órganos de Gobierno de la UE.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 07 de junio de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50