Tres de los cuatro ex policías del 'caso Marey' salen en régimen abierto

Tres de los cuatro ex policías condenados por el caso Marey abandonaron ayer por la tarde la prisión de Alcalá-Meco (Madrid), poco después de que la Dirección General de Instituciones Penitenciaria les concediera el tercer grado especial, por el que, como José Barrionuevo y Rafael Vera, tampoco tendrán que ir a la cárcel a dormir.

Juan Ramón Corujo, Julio Hierro y Francisco Sáiz Oceja abandonaron el penal sobre las ocho de la tarde, algo más de 24 horas después de su reingreso y una vez que la Junta de Tratamiento accedió a concederles el régimen abierto establecido en el artículo 86.4 del Reglamento Penitenciario, en atención a sus necesidades de seguridad. Ya sólo queda entre rejas el ex inspector Luis Hens, que reingresó en la cárcel de Córdoba y que conocerá hoy su situación.

Más información

Instituciones Penitenciarias ha utilizado los mismos argumentos que con José Barrionuevo y Rafael Vera para justificar la concesión del tercer grado a los ex agentes, aunque ninguno de los tres había sido clasificado cuando ingresaron por primera vez en prisión, entre los días 24 y 25 de septiembre de 1998. Los ex comisarios salieron el 26 de noviembre de aquel mismo año de presidio cuando el Tribunal Constitucional suspendió sus condenas, sin que hubiera dado tiempo a clasificarlos. Ahora se les ha concedido el tercer grado en 24 horas.

Prisiones expone, como también hizo con Barrionuevo y Vera, que el grupo presenta un 'grado de reinserción consolidada', como lo demuestra, entre otros motivos, su reingreso voluntario en prisión y su 'acreditada' integración sociolaboral. Además, explica que existe 'una dificultad objetiva de reincidencia al no poder ejercer funciones policiales'.

Las 'especiales necesidades de seguridad personal' de los tres ex agentes han sido, no obstante, la causa fundamental por la cual se les ha concedido el tercer grado con tanta celeridad. Ahora sólo tendrán que comparecer periódicamente ante las autoridades penitenciarias, sin necesidad de tener que volver a pisar la cárcel de Alcalá-Meco.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0031, 31 de mayo de 2001.

Lo más visto en...

Top 50