Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA GLOBAL DE LA JUSTICIA

Las Cortes elegirán el Poder Judicial entre los candidatos que propongan los jueces

El PSOE convence al Gobierno para que los jueces propongan 36 candidatos y las Cortes elijan 12

El Pacto de Estado fue presentado ayer por el ministro de Justicia, Ángel Acebes, y el por el secretario de Libertades Públicas del PSOE, Juan Fernando López Aguilar, y constituye el primer acuerdo global entre el Gobierno y la oposición en materia de justicia de la etapa democrática. Tanto el Ejecutivo como el PSOE subrayan en que esta reforma se ha hecho pensando en el ciudadano y no en las asociaciones de jueces o en otros colectivos.

El ministro Acebes significó: 'El Gobierno ha antepuesto los intereses de los ciudadanos, y aunque no ha habido presiones, tampoco las hubiera tolerado; lo principal es que se ha logrado después de 25 años la paz constitucional en torno al Consejo General del Poder Judicial'. Juan Fernando López Aguilar, por su parte, señaló: 'Si la elección de los miembros del Consejo General del Poder Judicial hubiera sido el único tema a debatir, no hubiera habido acuerdo; pero han sido veintitrés puntos los discutidos y se ha tenido sobre todo en cuenta a los ciudadanos. Por eso hay acuerdo'.

El sistema de elección de los vocales del Consejo del Poder Judicial ha sido uno de los asuntos más difíciles de desbloquear, si bien Acebes y López Aguilar coincidieron en que el acuerdo lleva aparejada 'la paz constitucional'.

El sistema acordado establece una fórmula mixta para los 12 vocales de extracción judicial, según la cual los jueces proponen, proporcionalmente al número de afiliados a cada asociación y al número de no afiliados, a un total de 36 candidatos para los 12 puestos. El Congreso, por mayoría de tres quintos -lo que fuerza la negociación entre los grupos parlamenta-rios-, elegirá finalmente el nombre de los 12 vocales de procedencia judicial.

Los candidatos judiciales no tendrán que pasar examen alguno ante los parlamentarios, extremo que en algún momento se barajó para determinar a los más idóneos. En cambio, el presidente del Consejo que resulte elegido tendrá que informar ante el Congreso de las líneas básicas de su actuación.

El ministro anunció meses atrás que el sistema de jurado puro que hoy impera sería cambiado por uno escabinado, es decir, con participación de jueces. El PSOE ha conseguido que de momento se quede como está, aunque se deja abierta la puerta 'a la readaptación del sistema del jurado a la luz de la experiencia observada en su funcionamiento'.

Otro de los puntos controvertidos fue el acceso a la carrera judicial por el tercer y cuarto turno, que son los reservados a abogados y juristas de reconocido prestigio, sin tener que pasar la oposición. El PSOE ha quedado satisfecho de que se mantengan abiertas estas vías de acceso a la Judicatura.

La limitación del tiempo de permanencia de los jueces en la Audiencia Nacional no queda finalmente plasmada en el acuerdo, aunque si se ponen límites temporales a la duración de los sumarios. También se recoge el compromiso de reflexionar sobre el tiempo de permanencia en determinados juzgados especializados. López Aguilar señaló que su partido tratará de evitar 'los abusos de poder, los sumarios pilotados y el estrellato de los jueces' en la Audiencia Nacional.

19 reuniones

Tras 19 reuniones celebradas en los últimos cuatro meses, los socialistas López Aguilar y Javier Barrero, portavoz de Justicia en el Congreso, junto al secretario de Estado de Justicia, José María Michavila, y el subsecretario, Ignacio Astarloa, alcanzaron el acuerdo final en torno a 23 puntos que suponen en su enunciado una transformación radical de la Administración de Justicia y de sus órganos.

Ha habido momentos en los que la negociación estuvo al borde de la ruptura, pero unos y otros cedieron en sus posiciones máximas en aras de diseñar 'un modelo de justicia moderno, estable y consensuado en el que el ciudadano sea el protagonista'.

Para los socialistas es motivo casi de júbilo que el PP, a pesar de su mayoría absoluta, haya aceptado que el Parlamento tenga la última palabra respecto a quién va a ser miembro del Poder Judicial a pesar de que desde hace tres legislaturas lleva en su programa electoral el cambio de la actual ley para dar a los jueces la capacidad de elección.

Hasta llegar al acuerdo final ha habido intercambio de numeroros borradores, de los que han ido desapareciendo todas las menciones a que los jueces, mediante urna, voten a sus representantes.

Texto íntegro del Pacto sobre la Justicia en www.elpais.es

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 29 de mayo de 2001