Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Industria recorta las pretensiones de El Corte Inglés en la Meridiana

La Generalitat puso ayer nuevas trabas a la apertura de un gran centro comercial en los terrenos de Renfe-Meridiana. La Comisión de Equipamientos Comerciales, del Departamento de Industria, recortó las pretensiones de El Corte Inglés de construir un centro comercial en estos terrenos, lo cual pone en duda la viabilidad del proyecto. La comisión aprobó el Plan Territorial Sectorial de Equipamientos comerciales para el periodo 2001-2004, que implícitamente rebaja la pretensión de El Corte Inglés de construir un nuevo centro en los terrenos que adquirió en Renfe-Meridiana.

Aunque la comisión no discutió el proyecto de El Corte Inglés, el Ayuntamiento de Barcelona no ha conseguido que se aprobasen sus alegaciones para que fueran concedidos más metros de superficie comercial de los que prevé el Plan Territorial aprobado.

El consistorio de Barcelona había solicitado en sus alegaciones más de 68.000 metros cuadrados para la venta de productos alimenticios y 68.662 metros cuadrados para los no alimenticios; en total se pedían 376.000 metros cuadrados.

La comisión ha decidido conceder 18.000 metros cuadrados para productos no alimenticios, que podrá ampliar hasta 25.000 metros cuadrados a través de la figura legal del Programa de Ordenación de Equipamientos Comerciales. Pero las pretensiones de El Corte Inglés son más ambiciosas. La cadena comercial aspira a tener un espacio de 29.000 metros cuadrados, 11.000 más que los concedidos inicialmente.

Un solar de 3.000 millones

El pasado 22 de mayo, el Ayuntamiento de Barcelona autorizó la venta a El Corte Inglés, por más de 3.000 millones de pesetas, de un solar ubicado en los terrenos de Renfe-Meridiana. El director general de Comercio de la Generalitat, Jaume Angerri, fue ayer escueto pero tajante a la hora de evaluar los proyectos que El Corte Inglés tiene para los terrenos de Renfe-Meridiana. 'De entrada, no', declaró Angerri.

A favor de las alegaciones del Ayuntamiento han votado sólo dos representantes de la Federación de Municipios, que han topado con los votos en contra de otros 17 miembros. La comisión está integrada por representantes de la Generalitat, las entidades municipalistas y las patronales del comercio.

El Plan Territorial es el instrumento a través del cual se ordena el crecimiento de nuevas grandes y medianas superficies en Cataluña y Angerri ha destacado que se trata de 'un plan restrictivo'. Éste era uno de los últimos trámites antes de que la Generalitat apruebe el Plan Territorial dentro de unos dos meses, periodo tras el cual habrá finalizado la moratoria para grandes superficies que había impuesto el Gobierno catalán.

Este plan limita mucho las pretensiones de algunos municipios de incrementar su superficie comercial después de 'un análisis de la oferta y la evaluación del gasto comercializable', según la Generalitat.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001