Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El túnel de Mitre estará cerrado en agosto para mejorar la seguridad

El túnel de Mitre estará cerrado al tráfico durante el mes de agosto y, de forma parcial, en julio y septiembre por obras. Se trata de mejorar las condiciones de seguridad y de la apertura de una salida a la altura de la calle de Can Ràbia, así como de la ampliación de uno a dos carriles en la calzada lateral de superficie.

El Ayuntamiento de Barcelona sostuvo ayer que parte de esas obras responden a la voluntad de la Unión Europea de elevar las medidas de seguridad en los túneles en caso de incendio después de los accidentes ocurridos en el túnel del Mont Blanc (1999) y en otro en Austria (2000). La voluntad internacional es disponer de planes de actuación de mejora de la seguridad de los túneles y, por ello, 'el Ayuntamiento se ha planteado la necesidad de disponer de un análisis que sirva de base para la redacción de un plan de seguridad municipal para túneles urbanos', aplicable a todos los existentes en la ciudad, según detalla un comunicado del consistorio barcelonés.

Ese análisis fue encargado al catedrático de Mecánica de Fluidos de la Universidad de Oviedo, Carlos Santolaria, según publicó ayer El Periódico de Catalunya. El citado informe señala la necesidad de mejorar las condiciones de extracción de humos y de levantar una pared entre ambas direcciones del túnel. El Ayuntamiento insistía ayer en que esas mejoras de ventilación ya estaban previstas y se habrían incorporado cuando el túnel hubiera seguido por debajo de la Via Augusta. Descartada esa prolongación, las modificaciones se realizarán ahora.

En cuanto a la nueva salida hacia Can Ràbia y la ampliación de los carriles laterales, ambas ya estaban previstas. Los tres proyectos 'se ejecutarán de forma coordinada' con el túnel completamente cerrado durante el mes de agosto, mientras que en julio y septiembre se trabajará por la noche. El coste total de las tres obras es de unos 1.000 millones de pesetas (seis millones de euros).

En este sentido, el primer teniente de alcalde, Xavier Casas, aseguró ayer que el proyecto original cumple al 100% las normativas de seguridad. Igualmente descartó cerrar el túnel inmediatamente, petición que fue realizada por los grupos de la oposición en el Ayuntamiento de Barcelona. Tanto Convergència i Unió como el PP reaccionaron con indignación al nuevo periodo de obras del túnel. 'Si no es seguro, se tiene que cerrar inmediatamente, no hay que esperar al mes de agosto', afirmó Santiago Fisas, presidente del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001