Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
OPINIÓN DEL LECTOR

Gratificante

Lo que trato de exponer con mis palabras se relaciona con la sensibilidad humanitaria demostrada por los pasajeros de autobuses y otros medios de transporte urbano con los aquejados de disminución física.

He tenido que afrontar mi pánico al subir y sobre todo al bajar de vehículos públicos, como también al transitar por su interior; pero cada vez que utilizo estos medios, infinidad de personas con las que coincido en mis desplazamientos por la ciudad, al percatarse de mis dificultades, se transforman en mis familiares o mis amigos y me echan una mano para que los vaivenes propios del vehículo no me derriben. Me quedo admirada del buen hacer de estos protectores: su digna y eficaz ayuda da fe de una altísima calidad humana.

¿Cuáles son sus nombres? No lo sé, pero yo los distingo por 'las personas que viajan con la mirada atenta para colocarse al lado de quienes los necesitan'. Así pues, tengo el placer de pregonar a los cuatro vientos mi gratitud a tan generosos desconocidos, cuyas atenciones, pese al anonimato en que acaecen, suponen un soplo de ese amor que debiera presidir las relaciones humanas.

De todo corazón un gran y afectuoso abrazo para esos seres maravillosos que nos prestan su apoyo.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 25 de mayo de 2001