Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Il Cavaliere' anuncia que en su Gobierno sólo habrá ministros de la coalición de centro-derecha

'En el Gobierno sólo estarán presentes las fuerzas de la Casa de las Libertades. Ésta es la coalición, ésta es la mayoría de gobierno'. Con estas palabras dio por zanjada ayer el primer ministro italiano in pectore, Silvio Berlusconi, la polémica suscitada en la coalición de centro-derecha por una eventual entrada en un Ejecutivo de Il Cavaliere del ex líder sindical Sergio D'Antoni, fundador con Giulio Andreotti del partido centrista Democracia Europea.

Con esta afirmación, Berlusconi daba indirectamente seguridades al líder de la Liga Norte, Umberto Bossi, que desde el pasado fin de semana reclama 'ministerios de peso' y la presidencia de la Cámara de Diputados para uno de sus hombres. En la trabajosa elaboración de la lista del nuevo Gobierno, que podría estar en marcha a mediados de junio, despunta otra vez el nombre de Renato Ruggiero, ex director de la Organización Mundial de Comercio, que ayer visitó a Il Cavaliere en su residencia romana, acompañado del ex secretario de Estado norteamericano Henry Kissinger. Ruggiero fue recibido después por el presidente de la República, Carlo Azeglio Ciampi. Su nombre se baraja desde hace días como uno de los más firmes candidatos a ocupar la cartera de Exteriores; sin embargo, no parece gozar del favor de toda la coalición de centro-derecha. 'Ruggiero representa al sistema que queremos cambiar', declaró ayer Bossi apenas tuvo noticia de la visita a Roma del ex embajador.

Silvio Berlusconi, por su parte, aprovechó una comparecencia en la junta regional del Lazio, en Roma, junto a Francesco Storace, presidente de Alianza Nacional, el partido posfascista, para aclarar algunos conceptos que, en su opinión, la prensa no ha captado con claridad. Por un lado, la solidez de la mayoría de que gozará el Ejecutivo que presida, que estará en marcha, según todos los indicios, a mediados de junio. Dicho Gobierno 'tendrá una mayoría que puede contar con sus propias fuerzas para gobernar sin tener que sufrir imposiciones externas. Será una mayoría autosuficiente, no cerrada sobre sí misma, sino abierta a las contribuciones de la oposición, pero que estará en condiciones de trabajar por sí sola', dijo el líder de la CDL.

En cuanto a D'Antoni, el líder de Democracia Europea, que ha sufrido un fuerte descalabro electoral, acaba de proponer integrarse en la Casa de las Libertades adelantando ya que apoyará a sus candidatos en la segunda vuelta de las elecciones municipales en Roma, Turín y Nápoles. Tanto la CDL como El Olivo se juegan mucho en estas tres ciudades y han puesto toda la carne en el asador en la campaña. Sin embargo, los socios de Berlusconi no parecen dispuestos a pagar el favor del ex democristiano D'Antoni con un cargo ministerial.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 23 de mayo de 2001