Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:FÚTBOL | 35ª jornada de Liga

Tristán aparca el alirón del Madrid

El Deportivo gana en Oviedo con Donato de portero en los últimos minutos - El Real Madrid vence en Vallecas con un gol de Guti y el sábado será campeón si gana al Alavés - Esnáider intentaagredir a dos aficionados del Zaragoza por haberle insultado

Menudo día escogió Diego Tristán, delantero del Deportivo, para estrenarse como goleador fuera de Riazor. Lo hizo en Oviedo, por partida triple, y su voracidad tuvo un doble precio para el equipo gallego: aplazó el posible alirón del Madrid, pero su presidente, Lendoiro, tendrá que rascarse el bolsillo y pagar 300 millones de pesetas al Mallorca. Una cláusula en el traspaso del jugador desde Baleares estipulaba que el Deportivo debería pagar dicha plusvalía si el andaluz marcaba más de 16 goles sin contabilizar los penaltis. El chico ha sembrado 19 goles y sólo dos de penalti pese a que lleva tiempo peleado con Irureta -'hoy me ha tapado la boca', espetó el entrenador-.

El apetito de Tristán estuvo a punto de provocar una indigestión en sus propias filas. El Depor vio cómo el Oviedo le recortaba por dos veces en el marcador y terminó angustiado: con Donato de portero tras la expulsión de Molina cuando el técnico deportivista había hecho tres cambios con aire defensivo. Donato estuvo casi diez minutos bajo los palos y hasta desvió la pelota con una ortodoxa salida de puños en un córner. Con la lengua fuera, el Depor se impuso por 2-3 y frustró cualquier fiesta madridista en Vallecas.

El Madrid hizo los deberes y despachó al Rayo con un gol de Guti, pero tendrá que esperar al próximo sábado para abrochar el título. Si vence al Alavés en el Bernabéu será campeón pase lo que pase en Riazor entre el anfitrión y el Valladolid. En la barriada vallecana, donde hubo botellazos y varios heridos antes del partido, el líder también sufrió ante el Rayo. Pese a que fue una calamidad y jugó un buen trecho del segundo tiempo con diez jugadores por la expulsión de Helder, el equipo vallecano tuvo numerosos boletos frente a César, decisivo en el trago final del partido.

El Madrid no supo cerrar el resultado -en gran medida por el desafino del propio Guti ante Keller- y terminó soplando. En cualquier caso, le queda un peldaño para reconquistar un trofeo doméstico que se le ha resistido en las tres últimas temporadas.Con el título más o menos despejado, los otros envites de la Liga aún son un verdadero enredo. En la lucha por la Liga de Campeones, el Mallorca sigue su curso ejemplar y con su victoria en Montjuïc (0-1) dejó claro que puede incluso con la presión de un gigante como el Barça, al que mantiene a tres puntos pese a su victoria en Mendizorroza.

En la pelea por la Copa de la UEFA todos pincharon. Desde el Celta -no pasó del empate con el Numancia, que se resiste a enterrarse en Segunda- hasta el Málaga -goleado por una Real Sociedad en alza-, pasando por el Villarreal -sólo arañó un punto en La Romareda-. Precisamente en Zaragoza se produjo uno de los incidentes más feos de la jornada. Tras el partido, Esnáider cogió por el cuello a un aficionado que supuestamente le insultó y poco después corrió varios metros a la caza de otro seguidor que también le había increpado.

Los nervios también atenazan al Racing y al Valladolid, que no pasaron del empate en Zorrilla y permanecen al borde del precipicio, sobre todo los cántabros. Y a Osasuna, que tampoco pudo en El Sadar con Las Palmas, que le birló dos puntos gracias al acierto de su portero Nacho González, que hizo de goleador. El argentino marcó dos tantos de penalti y se convirtió en otro de los grandes protagonistas de un campeonato que está a punto de bajar el telón -apenas quedan tres jornadas- y aún restan muchas incertidumbres.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 21 de mayo de 2001