Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Cuba y España

Muy interesantes los paralelismos hallados por Gabriel Tortella entre la iconografía del castrismo y la del franquismo (Che-José Antonio, Camilo Cienfuegos-Mola, Frank País-Calvo Sotelo, Movimiento 26 de Julio-Movimiento 18 de Julio). Otro paralelismo parece más forzado: Tortella dice que Franco eligió como aliados a las potencias fascistas, y Cuba, a la Rusia soviética. En el caso de Franco no hay dudas de que fue una elección no sólo libre, sino también entusiasta. En el caso de Cuba, en cambio, sigue sin estar tan claro. Tortella dice que en su momento recibió la llegada de los guerrilleros de Sierra Maestra al poder 'con gran alegría', por sus promesas de 'profundas reformas', pero parece olvidar que precisamente la implantación de esas profundas reformas fueron las que le trajeron a la Cuba revolucionaria el triple boicoteo de EE UU (económico, político y diplomático), con las consecuencias que todos conocemos.

Dice también Tortella que el régimen franquista se adaptó mejor 'a las nuevas circunstancias' que el castrista y que el inmovilismo en la Cuba de hoy es mayor que el de la España de los sesenta. Quizá algo tenga que ver que aquella España estaba en una Europa que empezaba a ser rica y autosuficiente, mientras que Cuba yacía en el mar interior de una potencia hegemónica que se preparaba a invadirla.

Todos, creo, deseamos ver a Cuba democrática y libre. Pero muchos no queremos que lo sea al precio de la destrucción de sus logros sociales y de la humillación de su pueblo. Creo que la actitud más útil en este momento es ejercer una doble presión: sobre el castrismo, para que liberalice, y sobre EE UU, para que deje de perseguir la rendición incondicional del insumiso.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001