Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duro golpe para un modelo que se considera seguro y sin rival

Los tres accidentes sufridos en Turquía por aviones C-235 (en especial los dos de esta semana) suponen un duro golpe para la empresa CASA, la sección española del consorcio europeo EADS, y ponen en la picota un aparato reputado hasta ahora como seguro y líder indiscutible a nivel mundial entre los de su clase.

Desarrollado por CASA y la compañía indonesia IPTN, se han vendido unas 230 unidades del C-235 a 20 países (entre otros, Francia, Corea del Sur, Arabia Saudí y Chile) y supera el medio millón de horas de vuelo. El Ejército del Aire español cuenta con 20 aparatos y desde su entrada en servicio, en 1989, no han sufrido ningún accidente grave.

Es precisamente el éxito del C-235, y de su antecesor, el C-212, lo que llevó a EADS a optar por España como sede de su división de transporte y a ubicar en Sevilla la futura planta de montaje del A400M, versión militar del Airbus.

La rampa trasera del C-235, que facilita la carga y descarga de hasta 6.000 kilos de material, y su versatilidad, que le permite tomar tierra en pistas cortas o mal pavimentadas, además del bajo consumo y fácil mantenimiento, explican en gran medida su éxito. Los pilotos acostumbrados a operarlo advierten, no obstante, de que hay que conocer sus limitaciones: con una altitud máxima de 7.620 metros, puede tener problemas si se ve envuelto en una tormenta, especialmente sobre zonas montañosas.

Esta última circunstancia causó el accidente que en marzo del año pasado sufrió un C-212 de guerra electrónica (predecesor del C-235) en Guadalajara y podría haber influido en el siniestro del pasado miércoles en Turquía.

A la espera del resultado de la investigación, las fuentes consultadas no creen que haya relación entre aquel siniestro y el de ayer. El avión accidentado ayer, al contrario que el anterior, no era de transporte, sino de patrulla marítima, aunque aún no estaba equipado de los correspondientes sensores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 19 de mayo de 2001