Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
25º ANIVERSARIO DE EL PAÍS Democracia en el nuevo milenio

Ben Ami pide otra conferencia de paz sobre el conflicto israelí

La única salida al conflicto entre palestinos e israelíes pasa por una conferencia internacional similar a la celebrada en Madrid en 1991, que tenga lugar en Europa y que utilice como plataforma el acuerdo propiciado por el ex presidente estadounidense Bill Clinton. Así lo afirmó ayer el ex ministro israelí de Asuntos Exteriores y parlamentario laborista Shlomo Ben Ami, durante la mesa redonda Europa unida y libre: la oportunidad estratégica. A pesar de que en estos momentos no se dan las circunstancias idóneas para convocar un foro de este tipo, el político laborista dijo que 'no cabe otra solución a los temas pendientes'.

Ben Ami animó a la Unión Europea a ser 'más atrevida' y a utilizar la influencia que ejerce en la Autoridad Palestina y en los países árabes para desbloquear el proceso de paz. 'Aquí tenéis más poder del que utilizáis', dijo Ben Ami, sentado muy cerca del responsable de la política exterior de la UE, Javier Solana. A juicio del ex embajador de Israel en España, Europa sufre 'un complejo de culpabilidad neocolonialista' que obstaculiza 'un diálogo fluido' con los países árabes.

En su respuesta, Solana subrayó que dedica más de la mitad de su tiempo a propiciar que israelíes y palestinos regresen a la mesa de negociación, y que tiene un mandato claro para ello de la UE. Además, sostuvo Solana, Israel sólo mira a Estados Unidos cuando busca garantías de seguridad.

Según Ben Ami, los parámetros del acuerdo propiciado por Clinton deben servir de base de un futuro entendimiento, junto a la resolución 242 del Consejo de Seguridad de la ONU. Con el plan del ex presidente estadounidense, dijo, 'hemos llegado a tocar las puertas del paraíso'. 'No cabe otra solución, y es un ejercicio de ceguera no entender que lo que nosotros [la Administración de Barak] hemos negociado es el acuerdo bueno, y que al final volveremos a él, sólo que con más tumbas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de mayo de 2001