Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Verón y Cragnotti irán a juicio por el caso del fraude de los pasaportes

La estrella y el presidente del Lazio son acusados de falsificación documental

Después de una hora y veinte minutos y tras analizar las 300 páginas del expediente, el juez Claudio Tortora decidió aceptar la petición del fiscal romano, Silverio Piro, que había comenzado a investigar hace un año la presunta irregularidad de los trámites con los que el jugador argentino obtuvo la nacionalidad italiana. Además de Verón y Sergio Cragnotti, el juez encontró indicios suficientes para ordenar el enjuiciamiento de otras siete personas involucradas en los hechos entre las cuales se cuentan, el director deportivo del Lazio, Nello Governato, el dirigente Felici Pulici, los representantes del jugador, Gustavo Mascardi y Fernando Hidalgo, y la traductora argentina encargada del trámite, Elena Maria Tedaldi.

No han resultado convincentes los argumentos con que, durante las cinco jornadas de audiencia preliminar que lleva el proceso, los defensores de los imputados han tratado de convencer al juez para que archive la causa. Para los abogados de Verón la línea defensiva fue siempre la de señalar que el jugador conocía la existencia de algún lejano pariente por línea materna en Italia, pero que ignoraba todo de él. Que nunca se ocupó de su nacionalización y que, como futbolista, no obtenía ninguna ventaja económica o deportiva de su transformación en comunitario.

Pagos a la traductora

Para los defensores de Cragnotti, el presidente y el club resultan víctimas de un engaño por parte de la traductora Tedaldi, a la que pagaron nada menos que 110.000 dólares (unos 20,3 millones de pesetas), por un trámite que normalmente tiene un valor que supera apenas los 500 dólares (una 92.500 pesetas).

Los asistentes legales de los representantes del jugador aseguran que sus defendidos nada hicieron para ocuparse de la nacionalización del internacional argentino y que son completamente ajenos a los hechos.

Las leyes italianas para los delitos que se imputan, preven penas que van desde un mínimo de dos meses, a un máximo de seis años de cárcel aunque, según el parecer de los expertos, habitualmente son aplicables gran cantidad de atenuantes, lo que reduciría al mínimo los posibles castigos. La primera audiencia ha sido fijada para el próximo 11 de octubre.

Verón será el primer jugador en Italia en ser procesado por el asunto de los pasaportes falsos, si bien él no tiene dicho documento y sí, en cambio, un certificado de ciudadanía italiana. La disputa legal se inició el pasado 18 de octubre, cuando la Fiscalía de Roma solicitó el enjuiciamiento de los nueve implicados por el presunto delito de alteración parcial de seis documentos públicos que fueron utilizados en la obtención de la ciudadanía italiana de Verón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de mayo de 2001