Varios clubes piden que no haya descensos por el lío de los pasaportes

Varios clubes de la Primera División han sugerido la posibilidad de anular esta temporada los descensos como solución al problema planteado por los falsos pasaportes comunitarios de algunos futbolistas. La idea surgió ayer en la junta directiva de la Federación Española y partió de Manuel García Navarro, presidente de la UD Las Palmas, quien mantuvo un enfrentamiento con Miguel Ángel Díaz, el del Racing, en zona de descenso y que hace algunos meses denunció la alineación indebida de dos jugadores del equipo canario en el partido que les enfrentó, los brasileños Baiano y Álvaro, quienes actuaron como comunitarios al contar con pasaportes lusos que resultaron ser falsos.

La Federación tiene abierto un expediente extraordinario a la UD Las Palmas por ese motivo y el Racing pretende que se le dé por ganado el partido. También figuran con un expediente el Espanyol, el Oviedo, el Rayo, el Badajoz y el Tenerife, entre otros, debido a que sus jugadores Toledo, Keita, Bartelt, Sandro y Barata, respectivamente, actuaron también con falsos pasaportes comunitarios.

Más información

Un presidente de Segunda, José María Caneda, del Compostela, se unió ayer a la campaña y pidió, como 'medida excepcional' para esta temporada, que tampoco haya descensos en esa categoría. Según Caneda, para que ningún club salga perjudicado, la próxima Liga de Segunda se jugaría con 26 equipos, de tal forma que no haya descensos, asciendan los cuatro cuadros estipulados de Segunda B y asciendan a Primera los tres establecidos de Segunda A.

El presidente de la Federación, Ángel María Villar, defendió la necesidad de 'cumplir a rajatabla los reglamentos en vigor'. 'Dentro de dos semanas', añadió, 'sabremos quiénes descienden. Otra cosa es que la resolución de los expedientes abiertos tenga firmeza después de acabar la Liga'.

Por otro lado, Villar mostró su apoyo al presidente de la FIFA, Joseph Blatter, tras las informaciones que le implican en un posible desvío de dinero, unos 8.000 millones, de la empresa ISL como anticipo por la comercialización de los Mundiales de 2002 y 2006. La FIFA presentó ayer, en Suiza, una demanda por malversación y desfalco contra dicha empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 30 de mayo de 2001.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50