Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco detenidos en San Sebastián y enfrentamientos en Bilbao

El Primero de Mayo no se libró de los incidentes que acompañan a los vascos en su vida diaria protagonizados por grupos próximos a EH. Cinco jóvenes fueron detenidos por la Ertzaintza en San Sebastián, tres de ellos acusados de lanzar pintura y efectuar varias pintadas contra una empresa de trabajo temporal y los otros dos, por su negativa a identificarse, después de haber colgado una pancarta en la sede del Gobierno vasco en esa ciudad.

En Bilbao, el enfrentamiento más duro se produjo al paso de la manifestación de LAB por la Plaza Elíptica. La Ertzaintza fue recibida con una lluvia de piedras e insultos cuando se dirigió a un grupo de encapuchados que hacía pintadas.

La manifestación de CC OO y UGT en Bilbao se interrumpió durante unos diez minutos al paso de una marcha de unas 200 personas que portaban dos pancartas, una de ellas firmada por EH, en la que se leía Independentzia, Sozialismoa, y otra por Haika que recogía el lema Gazte Iraultzak (Jóvenes revolucionarios) Euskal Herria Eraiki (Construir Euskal Herria) y que previsiblemente se dirigían a la concentración de LAB, que se iniciaba minutos más tarde en la Plaza del Sagrado Corazón.

Este grupo, que discurría en sentido contrario a la manifestación sindical, coreó gritos a favor de los presos y su amnistía y de ETA. Este cruce de marchas causó tensión, ya que algunos asistentes a la sindical respondieron con gritos de 'asesinos' y 'libertad'. El encuentró se saldó con un ligero forcejeo y empujones a periodistas gráficos.

Éste no fue el único incidente registrado en esta manifestaciónya que una mujer, visiblemente nerviosa, increpó a la eurodiputada socialista Rosa Díez, a la que acusó de preocuparse sólo 'por su sueldo y bienestar' y no por ciudadanos como ella que estaban en desempleo y con hijos metidos en el mundo de la droga. Esta mujer, que afirmó haber nacido en Córdoba y haber venido 'de pequeñita' a Euskadi, también dijó a la socialista que sólo se preocupaba de las víctimas de la violencia y que ahora estaba del lado de 'los franquistas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de mayo de 2001