Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Seguros al alcance de todos

La 'bancaseguros' y los corredores mayoristas cambian el panorama de la distribución de estos productos

Si la banca y el seguro han recorrido caminos paralelos a lo largo de toda su historia, la pasada década ha supuesto un reencuentro efectivo de sus capacidades. Los grandes grupos aseguradores españoles son, de una u otra manera, bancoaseguradores. Se trata de conglomerados financieros, como los que forman Mapfre Caja Madrid, BBVA, BSCH, Caifor (La Caixa) o Caser. Para bancos y cajas, este es un negocio de distribución con margen, especialmente en el seguro de vida, y, en concreto, los de vida ahorro, como los unit lindek (donde el tomador del seguro elige en qué activos se invierten sus aportaciones), los seguros de renta o de ahorro vinculados a la evolución de índices.

En grupos bancarios, como BBVA y BSCH, los seguros han tomado gran relevancia, configurando áreas de negocio propias. Entre el 5% o el 6% de los beneficios actuales de estos bancos proceden de su actividad aseguradora, y se espera que en breve aporten hasta el 10% de los mismos.

El BSCH está llevando a cabo una profunda reorganización con el objetivo de configurar un grupo asegurador potente. Entre Europa y América cuenta con más de veinte sociedades de seguros y corredurías. Sus aseguradoras en España facturan unos 200.000 millones de pesetas. Las del BBVA, que está a la cabeza de este negocio en el mercado nacional, reunen 504.979 millones en primas encajadas.

Los corredores mayoristas son otro fenómeno que promete adquirir gran protagonismo en el mercado. Se trata de sociedades de correduría que llegan a acuerdos en exclusiva con compañías de seguros no implantadas en España, pero que están autorizadas para trabajar en régimen de libre prestación de servicios. Estas sociedades de corretaje -con volúmenes de negocio significativos-, aportan productos a los corredores independientes, que actúan como asociados o subagentes. Algunos grupos, como Diagonal, E 2000 o Espabrok, están rompiendo el mercado con productos innovadores y precios competitivos. Además, muchos están respaldados por entidades de primera fila, como Diagonal, que mantiene un acuerdo de distribución en exclusiva con la portuguesa Fidelidade, la aseguradora de Caixa Geral de Depósitos.

Renovación permanente

La transformación del sector asegurador español es evidente a pesar de la poca resonancia de los cambios que se vienen produciendo. Hace tan sólo unas semanas la aseguradora suiza Baloise comunicaba la venta de la cartera de su filial en España, con 11.092 millones de pesetas en primas, al grupo belga holandes Fortis, socio asegurador de La Caixa y representado en nuestro país por Seguros Bilbao. En febrero, Liberty International, filial de la mutua norteamericana del mismo nombre, anunciaba la adquisición de la filial de The Hartford Group en España, que contabiliza unos activos de 53.000 millones de pesetas. Por su parte, Zúrich adquiría AIDE Asistencia a su anterior propietario, Mutuaide. Otros movimientos que cabe esperar a corto plazo son la integración de MNA en Catalana Occidente y, por lo tanto, la desaparición de esta marca, aunque el consejero delegado de Catalana Occidente, José María Serra, se comprometió públicamente a mantener de momento la marca de las otras dos entidades recientemente adquiridas: Lepanto y Nortehispana. Otros movimientos probables a corto plazo se sitúan en el entorno de entidades como Aegón, que ha recortado su plantilla en más de 40 personas y quiere primar los seguros de salud y vida, Plus Ultra y Caser, que, al apostar por la distribución a través de las cajas de ahorro, están entrando en conflictos con los mediadores de seguros tradicionales, y Royal&SunAlliance, que, a pesar de haber entrado en beneficios este mismo año, podría salir del mercado, al igual que hizo recientemente en Portugal, donde vendió su cartera a la compañía Lusitania.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 29 de abril de 2001

Más información