Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias detecta un doble discurso del PP sobre el plan hidrológico

Marcelino Iglesias, presidente de Aragón, puso en duda la bondad de las invitaciones a la cooperación autonómica formuladas el miércoles por Eduardo Zaplana en Zaragoza. Iglesias acusó a los dirigentes del PP de sostener un 'doble discurso' en torno al Plan Hidrológico Nacional (PHN) porque, mientras algunos responsables políticos como el presidente de la Generalitat dicen 'abrir puertas al diálogo', la tramitación del proyecto pone de manifiesto que los populares aplican 'la técnica del ministro Cañete', en alusión a Miguel Arias Cañete, ministro de Agricultura, quien fue sorprendido garantizando a un grupo de agricultores murcianos que el PHN se aprobaría con una expresión un tanto desafortunada.

Iglesias comentó en las Cortes de Aragón la conferencia que Zaplana pronunció el miércoles en Zaragoza, y recordó que el presidente de la Generalitat hizo 'una oferta al diálogo y colaboración' para 'tender puentes para el necesario entendimiento entre Comunidades'. Por eso criticó que el PP retenda aprobar el PHN 'prácticamente sin debate, antes de que finalice este periodo de sesiones'. Pero vaticinó que si no se produce un acuerdo entre los grandes partidos nacionales con las comunidades autónomas 'será imposible' ejecutar el proyecto.

El presidente de Aragón dio la bienvenida a Zaplana 'desde la lejanía' porque no acudió a la conferencia, según dijo, porque no fue invitado. Y resaltó que el trasvase del Ebro no es bueno para Aragón: 'Por una parte, con campañas publicitarias nos quieren convencer de que para Aragón es bueno el trasvase y, por otra, nos dicen que nos quieren compensar'.

Ambición de crecer

Si Zaplana aseguró el miércoles en Zaragoza que la Comunidad Valenciana ha logrado desarrollarse a pesar de no tener agua, Iglesias no se mostró impresionado por semajante hazaña y replicó: 'Nosotros no tenemos por qué renunciar a nuestra ambición a crecer'. Por eso abogó por 'otras políticas' para paliar la ausencia de recursos hídricos en tierras valencianas.

Pero la tramitación del proyecto sigue su curso en el Congreso y Unión Valenciana tuvo ocasión de expresar su posición ayer a través de los representantes del Partido Andalucista. UV exigió toda una serie de inversiones en el Júcar y la inclusión en el PHN del saneamiento integral del Segura, pero sus iniciativas fueron rechazadas.

El futuro trasvase del Ebro y sus consecuencias sobre la calidad ecológica del delta han convocado a una serie de representantes de diversos estuarios del Mediterráneo en la localidad de Amposta, en Tarragona, que acordaron ayer impulsar la creación de un organismo común para reclamar ayudas de la Unión Europea. Al encuentro acudieron representantes de los deltas de los ríos Nilo, Danubio, Po, Guadalquivir y Ebro y de la Albufera de Valencia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 2001