Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Consell frena la ley de la familia hasta saber qué dice el arzobispo

Sectores cristianos sugieren que la norma compensa la regulación de las parejas de hecho

Fuentes oficiales de la Consejería de Bienestar Social admiten que varios borradores sobre iniciativas de apoyo a la institución familiar han sido sometido a la consideración de la Iglesia, del mismo modo que se ha consultado a muchas otras instituciones implicadas en la materia. Pero fuentes del partido ofrecen otra versión, según la cual, un grupo de dirigentes del PP, encabezados por Juan Cotino, director general de la Policía, habrían presentado al arzobispo el texto de una futura ley como una compensación del desliz producido en la regulación de las parejas de hecho.

Los dirigentes cristianos habrían sugerido al arzobispo que la regulación de las parejas de hecho se produjo a iniciativa de Rafael Blasco, consejero de Bienestar Social, sin que Eduardo Zaplana, presidente del Consell, hubiera llegado a conocer a fondo el contenido de la norma legal.

Tal versión choca frontalmente con la condición de órgano colegiado que caracteriza al Consell. Pero, además, fuentes parlamentarias del PP, que confirman las reuniones con el arzobispo de altos dirigentes cristianos del partido, explican que la Consejería de Bienestar Social accedió a modificar algunos de los aspectos más polémicos recogidos en el primer borrador de la ley de parejas de hecho para satisfacer las exigencias formuladas por el arzobispo. Y añaden que la posterior condena formulada por García-Gasco cuando avanzó la tramitación del texto, ya retocado, provocó hondo malestar a Blasco.

El primer borrador de la ley de parejas de hecho identificaba la convivencia con la relación conyugal, un matiz suprimido a instancias de la Iglesia y para evitar una colisión directa con el recurso de inconstitucionalidad presentado por un grupo de diputados nacionales del PP contra la norma paralela aprobada por el Parlamento de Navarra.

La supresión de tal matiz provocó las protestas de grupos de homosexuales y de grupos de la oposición que calificaron de 'coja' la regulación defendida por el Consell.

Peligros

Pero tales modificaciones no resultaron satisfactorias para García-Gasco, quien cargó severamente contra los representantes del PP en las Cortes Valencianas. El arzobispado lamentó en un comunicado emitido cuando se aprobó la ley de parejas de hecho que 'no haya habido una sola voz de político que reflejara los posibles peligros con respecto a la familia'. El arzobispo defendió entonces que 'no es admisible esa separación tan radical entre fe y política, de la que algunos han hecho muestra y, mucho menos aún, presentarse como católico y enfrentarse o ridiculizar la doctrina de la Iglesia'.

Fuentes del arzobispado explicaron ayer que no tenían ningún comentario que hacer sobre el grado de conocimiento del futuro texto legal por parte del arzobispo ni sobre su opinión al respecto.

Representantes del sector cristiano del PP sugieren que las reuniones con el arzobispo han tenido un carácter informal. Sólo admiten que se produjeron intercambios de opiniones respecto a la regulación de las parejas de hecho.

Pero otras fuentes del PP alertan sobre la dimensión del problema. Una futura ley de la familia impulsada por el gobierno autonómico no puede contradecir la reciente regulación de las parejas de hecho. Lo normal sería que ampliara las medidas de apoyo a la institución familiar a las parejas registradas como uniones de hecho, tal como prevé la futura norma de mediación familiar presentada ayer en las Cortes Valencianas.

Fuentes de la Consejería de Bienestar Social, por último, comentan que los borradores sobre iniciativas de apoyo de la familia no tienen porqué derivar en una norma legal, sino que podrían enmarcarse en un plan de apoyo a la familia que permitiría eludir una nueva polémica con el arzobispo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 18 de abril de 2001