Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gigantesco incendio en una refinería británica

Se desconocen las causas del accidente que provocó un incendio

Dos personas resultaron levemente heridas en la explosión que ayer causó un importante incendio en una refinería de la empresa Conoco, en el centro-este del Reino Unido, cerca de la localidad de Humberside, sin que se conozcan todavía las causas del accidente, según indicaron los servicios de emergencia y la propia compañía. Aunque en un principio se informó de la desaparición de tres empleados de la refinería de Killingholme, poco después se informó de que todo el personal de la empresa había sido localizado. Uno de los empleados recibió cuidados médicos por cortes y magulladuras en un centro médico, que no dio detalles acerca del tipo de heridas del segundo empleado herido.

La explosión, que tuvo lugar a las 15.20, hora peninsular española, fue la causante del gran incendio en la refinería de la empresa Conoco. Los bomberos de Humberside precisaron que el incidente afectó a una gran cantidad de petróleo y de gas licuado de petróleo que se encontraba almacenado en el establecimiento.

No hay desaparecidos

Un portavoz de Conoco, una de las grandes compañías petroleras de Estados Unidos, aseguró que todas las unidades de las plantas habían tenido que ser clausuradas y que permanecerían así hasta nuevo aviso. Este mismo portavoz informó de que 199 personas -entre empleados de Conoco y contratados externos- estaban en el lugar en el momento de la explosión. 'En un recuento posterior al accidente hemos comprobado que no había desaparecido nadie'.

Un residente en la zona y testigo del suceso, Allan Huxtable-Goy, señaló que la explosión sacudió su casa, que se encuentra a unos 10 kilómetros de la refinería. Este vecino declaró que sintió 'una fuerte sacudida en la casa, escuché una explosión, miré por la ventana y pude ver el humo del incendio'.

Ros Chapman, una granjera de North Killingholme, a casi un kilómetro de distancia del lugar de la explosión, dijo: 'Mi marido creyó que la caldera de la casa había explotado. Pudimos ver las llamas'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001