Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

IU cree que el Ejecutivo rechazará todos los cambios que le propongan los grupos

Los dirigentes de IU Felipe Alcaraz y Susana López se reunieron ayer con el delegado del Gobierno para la Inmigración, Enrique Fernández-Miranda, para tratar de negociar el nuevo reglamento de Extranjería y llegaron a la conclusión de que el Gobierno será inflexible y aplicará la normativa de acuerdo a su exclusivo criterio. IU presentó a Fernández-Miranda un documento muy amplio con todas las mejoras que, según la coalición, se podrían hacer en el reglamento para reducir el 'impacto' de la Ley de Extranjería.

El delegado del Gobierno escuchó y discutió todas y cada una de las propuestas de IU, pero prácticamente anunció que ninguna de ellas será tenida en cuenta. El Ejecutivo entiende, según explicó Fernández-Miranda, que el reglamento que propone respeta fielmente el espíritu de la norma y por tanto no pretende cambiarlo. Los responsables de IU le explicaron que, aunque ellos sean contrarios a la Ley de Extranjería, creen que la discusión del reglamento es una 'ocasión de oro' para intentar mejorar los aspectos más duros de la normativa, especialmente los que se refieren a reagrupamiento familiar y expulsiones.

En todo caso, Fernández-Miranda explicó que ésta no es más que la primera de una serie de reuniones con todos los grupos y que el Gobierno pretende negociar durante el próximo mes otros aspectos del reglamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de abril de 2001