Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El éxodo masivo de Semana Santa, sin víctimas mortales en la carretera

Miles de madrileños se lanzaron desde primeras horas de la mañana de ayer a las carreteras, ávidos de buen tiempo, descanso y sol playero fuera del agobio y del estrés de la gran ciudad. Las carreteras de la región vivieron uno de sus días de mayor ocupación, en especial para los destinos de Levante.

Las estaciones de autobuses y de ferrocarril registraron una gran afluencia de pasajeros, con centenares de miles de viajeros, al igual que ocurrió en el aeropuerto de Barajas. La carretera de Valencia (N-III), en su intersección con la vía de circunvalación M-40, fue la que más tráfico recibió. Durante todo el día se produjeron en este punto retenciones de hasta seis kilómetros.

La procesiones andaluzas y el litoral del sur de la Península también motivaron que miles de conductores se lanzaran por la autovía de Andalucía (N-IV), sobre todo desde el mediodía. La Dirección General de Tráfico (DGT) aconsejó como itinerario alternativo para ir a Alicante y Murcia iniciar el recorrido por esta vía y después desviarse por Ocaña (Toledo) hacia Albacete.

Las carreteras de Toledo (N-401) y de Extremadura (N-V) también se sumaron al particular vía crucis de los conductores. Hubo retenciones de hasta 10 kilómetros cerca de la capital. A últimas horas de la noche, pese al alto número de desplazamientos por carretera, no se tenían noticias de ningún accidente mortal en la región.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 12 de abril de 2001