Schröder plantea a Putin el conflicto de la cadena NTV

El canciller federal alemán, Gerhard Schröder, tenía previsto tratar con el presidente ruso, Vladímir Putin, el conflicto planteado con la cadena de televisión NTV, única crítica con el Kremlin y en la que el gigante del gas Gazprom (con un 38% de participación estatal) intenta tomar el control absoluto.

A su llegada ayer a San Petersburgo para una cumbre bilateral de dos días de duración, Schröder explicó que 'la cuestión del desarrollo de una sociedad civil en Rusia y de la NTV figura en la agenda', aunque no ocupa el 'lugar central'. El canciller tiene previsto conceder una entrevista a la emisora de radio Eco de Moscú, del mismo grupo (Media Most) que la NTV.

Ayer, antes de viajar a San Petersburgo, Putin recibió al ex presidente soviético Mijaíl Gorbachov, quien aseguró que el líder del Kremlin se mostró a favor de que la disputa se resuelva en los tribunales y, lo que es más importante, en contra de que la NTV se convierta en canal del Estado.

Más información

Según el inventor de la perestroika, Putin le aseguró que considera muy importante 'el funcionamiento de las instituciones democráticas y el mantenimiento de la libertad de prensa'. Vladímir Gusinski, patrón hasta ahora de la NTV, asegura que Putin está detrás del acoso al canal, y le acusa de no saber encajar las críticas y la cobertura objetiva de la guerra de Chechenia. El asalto de Gazprom, que asegura controlar la mayoría de las acciones, ha provocado ya deserciones en el equipo de la NTV. Cinco exactamente, entre ellas la de la más popular de las presentadoras, Tatiana Mitkova, y la de otra estrella de la cadena, Leonid Parfiónov, al que Gazprom ofreció un puesto en el consejo de directores de la NTV y al que Yevgueni Kiseliov, director saliente del canal, tacha de traidor sin estilo.

La cumbre germano-rusa se inició con la visita de ambos líderes al cementerio en el que yacen 400.000 muertos durante la II Guerra Mundial en el área de Leningrado (como se llamaba San Petersburgo). Allí combatió el padre de Putin. El de Schröder (que no llegó a conocerle) murió en el frente de Rumania.

Posteriormente participaron en un seminario con políticos, académicos y hombres de negocios en busca de ampliar posibilidades de inversión. La jornada concluyó con una cena privada de Putin y Schröder, que deben discutir de la deuda rusa a Alemania (el 40% de toda la del Club de París) y de la forma de mejorar las relaciones de Rusia con EE UU, en crisis desde la llegada de George Bush a la Casa Blanca.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 09 de abril de 2001.

Lo más visto en...

Top 50